10 de febrero de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Tipos de tarjetas en nuestra cartera, ¿cuáles son y para qué sirven?

Parecen iguales, pero no lo son. Lo que marca la diferencia no es su diseño o el color sino los servicios que nos ofrecen. Por ese motivo es esencial tener toda la información y saber cuáles son los pros y los contras de cada una de nuestras tarjetas para no dudar sobre cuál de ellas nos conviene utilizar en cada ocasión según las necesidades que tengamos.
Las tarjetas las ofrecen las diferentes entidades financieras bancarias y cada una de ellas puede tener características muy distintas por lo que es importante conocer su coste, sus características, las ventajas e inconvenientes de cada tipo y el valor añadido que pueden ofrecernos.

La tarjeta de débito

Sin duda alguna, la tarjeta de débito es la que nos permite tener un control más inmediato de nuestra economía porque consumimos directamente el dinero que tenemos disponible en nuestra cuenta, es decir, no nos endeudamos al realizar las compras. Puedes gastar lo que tienes, ni más ni menos. De esta manera, al hacer uso de la tarjeta de débito nuestro saldo en cuenta disminuye instantáneamente. Con una tarjeta de débito, a diferencia de una de crédito, es más fácil no endeudarse.
El aspecto positivo de este tipo de tarjetas es, por tanto, que nos ofrece el conocimiento actualizado de nuestros gastos de manera inmediata evitando así gastar más de lo que podemos permitirnos. Con las tarjetas de débito, es realmente importante conocer el saldo de la cuenta corriente, porque si el saldo es insuficiente al importe de la compra, no podremos realizarla. Es una tarjeta muy útil para controlar nuestros gastos y llevar al día nuestra economía personal, ya que este tipo de tarjetas suele tener un límite diario para poder gastar.

Si queremos utilizarla para sacar efectivo, es importante informarnos de la ubicación de los cajeros para evitar pagar una comisión, tanto en España como si viajamos al extranjero.

Las tarjetas de débito no son exclusivamente para particulares, hay también tarjetas de débito para empresas y autónomos que permiten una buena gestión de los gastos para no recibir sorpresas inesperadas. En algunos casos, o que ofrecen seguros asociados a la tarjeta: si nos atracan en un cajero a la hora de realizar una retirada de efectivo, por ejemplo, la entidad bancaria de nuestra tarjeta nos reembolsaría la cantidad sustraída.

La tarjeta de débito suele estar relacionada con los gastos ordinarios del día a día y nos permite no tener que ir con efectivo en los bolsillos. En el caso de pérdida o robo, debemos avisar rápidamente al banco para bloquearla y asegurarnos que nuestra cuenta bancaria no se ha visto afectada por esta pérdida o sustracción.

Es conveniente ser precavido e intentar evitar que al entregar la tarjeta para pagar, ésta desaparezca de nuestra vista. Lo ideal es que todas las transacciones en cualquier tipo de comercio, se hagan delante de nosotros previa presentación del DNI u otro documento acreditativo válido para tal fin.

Las tarjetas de crédito

Es importante conocer bien las ventajas que pueden ofrecernos las tarjetas de crédito ya que, aunque pueden facilitarnos muchas cosas, si no tenemos cuidado a corto plazo podrían suponer un problema para nuestra economía.

La principal característica de una tarjeta de crédito es que está asociada a una línea de crédito. Las cantidades dispuestas deberemos devolverlas puntualmente de la forma que nos resulte más cómoda, bien a mes vencido o bien dentro de las opciones que nos ofrezca la entidad emisora de la tarjeta, usualmente de manera mensual o a plazos.  Esta tarjeta es ideal para realizar compras de un importe mayor del que tenemos en nuestra cuenta.

Las tarjetas de crédito nos ofrecen seguridad y comodidad. No tenemos que llevar grandes cantidades en efectivo para comprar algo tan necesario como un nuevo frigorífico, por ejemplo, aunque es conveniente tener cuidado con las compras por impulso.

Hay diferentes modalidades de tarjetas de crédito, unas más básicas y otras premium que nos dan acceso a una amplia gama de descuentos exclusivos en diversos sectores. Acceso a salas VIP de los aeropuertos, seguros diversos como el de accidente, asistencia en viajes…

Por supuesto, como en el caso de tarjetas de débito, hay también tarjetas de crédito concebidas para empresas que son un instrumento de control de gastos del personal de la empresa con motivo de su actividad profesional: viajes, gastos de representación, etc…

Tarjetas revolving

No tan conocidas como las tarjetas de débito o crédito, las tarjetas revolving son un tipo de tarjeta de crédito que nos concede la entidad bancaria y que tiene como característica principal la obligatoriedad de pagar el crédito dispuesto a plazos, ya sea en cuotas fijas, o como porcentaje de la deuda.

En esencia, funcionan casi como un préstamo -aunque el tipo de interés suele superior al de un crédito personal- a cambio, la flexibilidad en amortizar el crédito dispuesto es superior.

Las tarjetas revolving son tarjetas normalmente relacionadas con gastos extraordinarios: un curso para nuestro hijo en el extranjero, la compra de un instrumento musical, una comunión, la adquisición de electrodomésticos para la casa, etc.

Como ventaja adicional, este tipo de tarjetas suelen ofrecer bonificaciones por las compras efectuadas, e incluso servicios de valor añadido para las compras, como garantías adicionales de los artículos comprados, servicio asistencia gratuitos que facilitan los trámites cotidianos como pueden ser la asistencia jurídica, legal o fiscal.

Tarjetas para Banca Privada

¿Qué es la banca privada? Un servicio que suelen ofrecer los bancos a personas con grandes patrimonios y que requieren de gestores financieros personales, así como distintos valores añadidos y soluciones a medida. Al fin y al cabo, es un servicio que asesora de forma personalizada e integral a clientes con importantes propiedades, por lo que incorpora consultoría relativa a planificación o inversiones.

Por ese motivo, las tarjetas para banca privada suelen ofrecer beneficios únicos y exclusivos como, por ejemplo, accesos a salas VIP a nivel mundial, servicios de asistencia personal o concierge para reservas, encargar entradas o planificar vacaciones a medida. Este tipo de tarjetas premium suele ofrecer experiencias exclusivas y privadas, además de descuentos en cientos de comercios online.

Son, en definitiva, tarjetas que van mucho más allá de un servicio financiero ya que ofrecen a sus titulares una completa gama de servicios exclusivos pensados para su comodidad.

Tarjetas para Extranjeros

Son tarjetas mucho más específicas, concebidas para extranjeros que vienen a España. Una solución hecha a medida en respuesta a las necesidades que puedan tener los extranjeros en nuestro país, con el objetivo de facilitarles las compras o transacciones que realicen aquí. Básicamente, este tipo de tarjetas ofrecen facilidades en el pago y control del saldo.

También suelen incluir, como valor añadido, servicios vinculados a sus necesidades, como el servicio de accidentes, o de traducción e interpretación, entre otros.

Qué es contactless?

Una tarjeta es un medio de pago con alto índice tecnológico. Cada vez son más frecuentes las tarjetas que incorporan la tecnología de comunicación llamada Contactless, cuya característica principal es que permiten el pago sin contacto, es decir, sólo tenemos que acercar la tarjeta al terminal de venta  para realizar el pago de manera inalámbrica. Para pagos inferiores a 20 Euros además no es necesario introducir el PIN en el TPV con lo que se agilizan las compras.

De esta manera se gana en rapidez, comodidad y seguridad, ya que ninguna otra persona tiene que manipular nuestra tarjeta.

Y ahora, abre la cartera… ¿Qué sabes de tus tarjetas?

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin