1 de marzo de 2019

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Mi empresa quiere hacerme un plan de pensiones: ¿cómo funcionan?

Los españoles son los europeos más preocupados por su jubilación porque temen que el sistema público no sea sostenible. La respuesta de algunas empresas ha sido ofrecerles un plan de pensiones complementario al público para que se puedan garantizar una vejez tranquila… pero, ¿cómo funcionan estos planes? ¿Debemos aceptar que una fracción de nuestros salarios se vaya a estos sistemas de ahorro? ¿Y quién nos asegura que los ahorros estarán allí veinte años después?

Según un sondeo reciente, casi el 70% de los españoles reconoce que le inquieta no tener suficiente dinero cuando se jubile. La cifra es más alta que la del resto de los países comunitarios, que, en general, también sienten preocupados cuando piensan cómo estarán con setenta años.  La consultora KPMG, después de preguntar a 235 empresas que operan en España, ha concluido que el 94% de las encuestadas no cree en la viabilidad a largo plazo del sistema de pensiones y que el 96% piensa que las públicas serán insuficientes. La crisis de la natalidad y la feliz expansión de la esperanza de vida son solo dos de las causas del problema.

El Banco de España ya ha dicho que no vamos bien. Las últimas reformas, que vinculan por ejemplo la pensión a la evolución de los precios y el nivel de vida, supondrán unos 22.000 millones de euros adicionales de gasto en 2030 y unos 40.000 millones en 2050. En consecuencia, afirma el regulador, hacen falta “actuaciones adicionales que aumenten los ingresos o reduzcan los gastos del sistema, con objeto de garantizar su sostenibilidad financiera”.

En estas circunstancias, y ante la falta de acuerdo político que garantice la sostenibilidad, se va a desatar, según KPMG, un tsunami de ofertas de planes de pensiones de empresa y, por eso, muchos trabajadores empiezan a preguntarse qué son y hasta qué punto les convienen.

Son, esencialmente, un plan de ahorro a largo plazo que se nutre, mes a mes o año a año, con un descuento pactado de la nómina que varía en cada caso. El tamaño de la empresa no tiene nada que ver, aunque en España se asocien generalmente a las enormes, que son las que los han ofrecido tradicionalmente. Hacienda considera cada aportación al plan una forma de pago en especie no muy distinta a la de los tickets restaurante.

Así las cosas, como son parte del salario, aumentan la base imponible del IRPF. ¿Las ventajas? Pues que, a diferencia del dinero contante y sonante, permiten desgravaciones tanto para el empleado como para la empresa. Para el empleado, el límite máximo se encuentra en 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. Para las empresas, la desgravación del impuesto de sociedades puede ascender hasta los 8.000 euros.
¿Por qué se ofrece esta clase de ayudas públicas al ahorro? Porque al estado le sale mucho más rentable aplicar desgravaciones, y que la población ahorre para su vejez, que destinar cada vez más recursos a la jubilación en un país donde nacen tan pocos niños y cada vez vivimos más años. En España, cada jubilado percibe, de media, un 44% más de lo cotizado.

Tipos

Los planes de pensiones de empresa (los llamaremos PPE para abreviar a partir de ahora) pueden ser de tres tipos según las aportaciones y prestaciones: 

  • De aportación definida: destinamos siempre la misma cantidad de dinero al plan.
  • De prestación definida: lo que es fijo no es lo que aportamos, sino lo que recibimos como prestación.
  • Mixtos: combinan los anteriores. Por ejemplo, en ellos podemos establecer una aportación fija y una prestación mínima. 

La última gran duda de los que nunca antes habían tenido un PPE es saber qué sucede con el dinero. Lo más importante es que tengamos en cuenta que los reguladores vigilan que esté ahí cuando volvamos a buscarlo. En segundo lugar, que recuperemos la totalidad de lo invertido, que nos llevemos más o que nos llevemos menos dependerá de que lo saquemos dentro del período o las circunstancias acordadas (los incumplimientos suelen conllevar penalizaciones) y de cuál sea el destino de nuestro ahorro.

El rendimiento final dependerá de que el PPE sea:  garantizado (recuperamos todo lo invertido a vencimiento), de renta fija (se invierte en deuda, normalmente, de estados y grandes empresas muy solventes), de renta fija mixta (la inversión en renta variable- acciones de empresas muchas veces- puede ascender al 30%), de renta variable (las acciones en empresas y otros productos parecidos podrían representar, en este caso, el 100%) o de renta variable mixta (aquí las participaciones empresariales y otros productos similares podrían oscilar del 30% al 75%). Nuestra elección dependerá del riesgo que queramos asumir y de la rentabilidad mínima que necesitemos.

Los planes de pensiones de empresa llevan muchos años funcionando con éxito en Europa y Estados Unidos. En España, el sistema del País Vasco, con décadas de historia, ha conseguido un éxito espectacular. Seguramente, son ellos los españoles más tranquilos con el futuro de la jubilación y, por eso, los movimientos para imitarlos ya han comenzado en muchas empresas y comunidades autónomas. En cifras de KPMG, las firmas que despliegan este tipo de planes para sus profesionales pasarán en nuestro país del 26% en 2018 al 52% a finales del año que viene. Es un salto gigantesco. 

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender productos financieros, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: El Confidencial: “Los españoles son los más preocupados de Europa por las pensiones”, febrero 2019; Estudio consultora KPMG “Situación de las pensiones en España”, noviembre 2018; El País: “El Banco de España alerta de que el gasto en pensiones se disparará por parar la reforma de 2013”, diciembre 2018; El Periódico: “Cada pensionista recibe el 44% más de lo cotizado durante su vida laboral, noviembre 2018; Expansión: “Miedo con las pensiones: las empresas impulsarán planes para los empleados“, noviembre 2048; y elaboración propia.
Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM. Madrid, T.28100, L. 0, F.1, S.8, hojaM506294, inscripción 2, - CIF. A-08000614.

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin