18 de mayo de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Los 6 errores que impiden el éxito a largo plazo a una empresa familiar

Las empresas familiares son uno de los motores de la economía de la Eurozona y a día de hoy generan entre el 40% y el 50% de empleos en el continente. Un estudio elaborado por Deutsche Bank y la Federación Europea de Empresa Familiar (EFB) estudia las características de estas compañías así como los aspectos que demandan de los políticos y del sector financiero. Este estudio, realizado a partir de la opinión en profundidad de representantes de la empresa familiar, nos permite conocer mejor sus expectativas, sus especificidades y los retos que afrontan, y cómo podemos desde el sector financiero dar respuesta a todo ello. Así, de este trabajo se extraen los puntos más importantes que, si no se cumplen, pueden impedir el éxito de una empresa familiar cuando crece en dimensión y, en definitiva, el éxito a largo plazo:

1. No planificar la sucesión.

Uno de los aspectos que caracterizan a estas compañías es su carácter intergeneracional, pues la correcta transmisión de la empresa a la siguiente generación es sinónimo de visión a largo plazo y garantiza la continuación del negocio. Por este motivo, se requiere una planificación temprana y una clara comprensión de las expectativas así como una visión de cada una de las generaciones. Descuidar esta faceta de las empresas familiares es un error que podría conllevar consecuencias en el futuro. También observa que las compañías familiares que se dotan de un consejo externo cuentan con la ventaja adicional de incorporar una visión experta y neutral, que les puede ayudar a, entre otros aspectos, planificar una correcta sucesión.

2. Perder el espíritu emprendedor.

El emprendimiento es la base sobre la que se sustentan las empresas familiares y es ahí donde radica su origen. El carácter emprendedor es intrínseco a las empresas de esta tipología y es una característica fundamental que debería conservarse a medida que la compañía aumenta de tamaño. Tener espíritu emprendedor se traduce en una cultura corporativa basada en los resultados y la confianza, y una estructura suficientemente ágil para adaptarse a los cambios y nuevas necesidades. Una de las conclusiones que se han obtenido del estudio es la estabilidad de estas empresas en tiempos de crisis dado, entre otros aspectos, a su capacidad de adaptación.


3. Retrasar la toma de decisiones.

Por lo general, las empresas familiares suelen contar con una dirección eficiente y rápida en la toma de decisiones, ya que suele recaer sobre los miembros de la familia. Esta característica está estrechamente ligada al espíritu emprendedor. En momentos clave, el hecho de tomar resoluciones rápidas y poder llevarlas a cabo de forma inmediata permite a estas empresas avanzar y adaptarse, imprescindible para el éxito a largo plazo. El crecimiento de la compañía debería diseñarse asegurando que se mantiene un sistema rápido de toma de decisiones.


4. No reinvertir los beneficios.

Una de las características de las empresas familiares en Europa, según el estudio realizado por Deutsche Bank junto con la Federación Europea de Empresa Familiar, es que suelen reinvertir los beneficios en lugar de repartir dividendos. Reinvertir en la propia empresa es lo que permite que una empresa familiar crezca. Los beneficios se destinan a nuevos proyectos, a innovación y digitalización, a formación del personal… todo ello imprescindible para seguir siendo competitivo. El crecimiento de la empresa, sobre todo en caso de que dé paso a capital externo, no debería suponer un cambio en las políticas de reinversión de beneficios.

5. Aislarse.

Las pymes familiares necesitan apoyarse en asesores para crecer. Un tamaño pequeño y una estructura limitada no permiten afrontar con éxito proyectos importantes como la entrada a nuevos mercados, el lanzamiento de nuevas líneas de producto o apertura de una nueva fábrica si la empresa no está abierta a colaborar con otras empresas o entidades (asociaciones, organismos públicos, bancos, etc.). La empresa familiar debería asegurarse ir de la mano de asesores de nivel, que les ayuden en su aprendizaje para mejorar.
 
6. Concebir a los bancos como meros financiadores.

El papel de los bancos va mucho más allá que el de ser meros financiadores. Su apoyo en el crecimiento y desarrollo del negocio de las empresas familiares es fundamental, por ello es indispensable que entiendan su modelo de negocio y estrategia para ganarse su confianza y remar en la misma dirección. Los bancos deben convertirse en socios expertos con los que compartir conocimientos en asuntos como la internacionalización, la exportación y la financiación.

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender productos financieros, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: elaboración propia.
© Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2018 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española.  All rights reserved.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid, T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614.



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: