4 de marzo de 2015

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

El ABC de los  test de estrés a la banca. Beneficios

¿En qué consisten los test de estrés?

Son unas pruebas periódicas (la última se realizó en 2014) que evalúan la capacidad que tienen los bancos para soportar situaciones económicas adversas. Se simulan diferentes escenarios: una drástica caída de las acciones, un descenso en picado en los precios de la vivienda, aumento del paro, subida de la prima de riesgo… La clave es que las entidades superen estos test con unos mínimos niveles de solvencia. Es por tanto una previsión fiable de la capacidad que tiene cada entidad de generar beneficios y absorber pérdidas en cualquier situación, sin tener que tocar los depósitos de sus clientes. De esta manera, si un banco concede un crédito hipotecario y este crédito es fallido –no se devuelve nunca- las pérdidas serían absorbidas por el capital del banco, y no por los depósitos de los ahorradores.

¿Quién lleva a cabo estos test de estrés?

En Europa el Banco Central Europeo (BCE) analiza de forma muy exhaustiva los bancos de la Eurozona y la Autoridad Bancaria Europea (EBA) analiza los mayores bancos de los 28 estados miembros de la UE (es decir, incluye por ejemplo al Reino Unido). En Estados Unidos los lleva a cabo la Reserva Federal (Fed).

¿En qué consiste la Revisión de la Calidad de los Activos?

Esta evaluación, conocida por sus siglas en inglés como AQR (Asset Quality Review), analiza todos los activos que componen el balance de un banco que son susceptibles de reflejar variaciones en su valor dependiendo de la coyuntura económica.

¿Para qué sirve esta revisión de la calidad de los activos?

De esta forma se asegura que todos los bancos que se someten a examen parten desde el mismo punto, estableciendo criterios idénticos para todos en materia de provisiones y valoraciones de sus activos. Cuando se detectan errores o fallos, la entidad está obligada a presentar de forma casi inmediata sus planes de recapitalización. A partir de ahí, disponen de varios meses para llevar a cabo las medidas de aumento de solvencia.

¿Cómo afecta al inversor particular?

El destape de los balances bancarios que ha supuesto el ejercicio de valoración de activos y las pruebas de estrés realizadas en los últimos años ofrecen abundante información a inversores y accionistas sobre el sector financiero. Estos ejercicios han sido además fundamentales para incrementar la confianza en el sector bancario tras la crisis financiera. Se pone la lupa además en los bancos llamados sistémicos, es decir, que son tan grandes que su caída pondría en peligro la solvencia de todo el sistema financiero del país (o la región).

No obstante, estos test no son suficientes para determinar con qué entidad trabajamos como cliente, o en qué entidad invertimos. Para ello, son necesarias otras referencias que quedan fuera de los test, ya que por ejemplo el ejercicio no incluye una proyección de resultados que pueda servir de guía de cuál será la capacidad de generar beneficios o la futura retribución a los accionistas.

Disclaimer:
La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de un producto. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor. 

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin