18 de febrero de 2015

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Fondos retorno total y absoluto: no es lo mismo

Tras las crisis sufridas por los mercados, En España todavía muchos ahorradores piensan que los fondos son en general productos con riesgo, confundiendo así el riesgo de una inversión con el del instrumento financiero que la contiene.

Para paliar los efectos de estas crisis, la industria de los fondos de inversión dirigió sus es-fuerzos hacia otros estilos de gestión, menos dependientes de los mercados. Proliferaron las estrategias de retorno total (total return) y retorno absoluto (absolute return). Estas estrategias ofrecían “obtener rentabilidad de forma independiente a la dirección de los mercados y preservar el capital”.

El interés por las estrategias de preservación del capital ha permanecido en el tiempo, e in-cluso ha aumentado. No es casualidad que, según la prestigiosa consultora Morningstar, el fondo que más se ha vendido en Europa en 2014 ha sido el M&G Optimal Income, una cartera con vocación total return. Hay toda una gama de fondos con similar inspiración, que están atrayendo el interés de los ahorradores: Morgan Stanley Diversified Alpha Plus, Nordea Stable Return, DWS Multi Opportunities... Pero, a pesar de su auge, da la impresión que sigue existiendo cierta confusión entre los apelativos total y absolute return y que se utiliza una u otra denominación como si fuesen sinónimas. Es habitual encontrarse con fondos que incluyen el término “absolute return” en su nombre comercial, cuando en realidad no demuestran seguir tal estrategia.

Ambos estilos de gestión juegan con un universo muy amplio de activos, si bien sus políticas de inversión son muy diferentes. La principal diferencia estriba en que, mientras los fondos de retorno total participan de la evolución general de los mercados con mucha flexibilidad en su distribución de activos, los de retorno absoluto, con igual flexibilidad, tratan de eliminar cualquier relación con ellos.

Las estrategias de retorno total tienen como objetivo la preservación del capital, para lo cual invierten con total libertad tanto en la elección de activos como en la distribución de categorías de activos (asset allocation). A diferencia de los fondos tradicionales de gestión activa, los fondos de retorno total se gestionan sin necesidad de compararse con ningún índice de referencia. La filosofía que subyace es que gestionar contra un índice de referencia puede aportar ventajas comerciales pero no añade nada en cuanto a rentabilidad. Cuanto menores sean las limitaciones que tenga un gestor, mejores los resultados potenciales del fondo.

Los fondos de retorno absoluto son más escasos, heterogéneos y difíciles de clasificar. En el pasado, pertenecían al mundo de los hedge funds, si bien los cambios en la directiva UCITS III han permitido su expansión. Al igual que las estrategias de retorno total, los fondos de retorno absoluto invierten con total flexibilidad en mercados y activos. La principal carac-terística de este tipo de inversiones debería ser la búsqueda de rentabilidad no correlacionada con los mercados. Se podría decir que las estrategias total return están orientadas a la consecución de un objetivo de rentabilidad mientras que las de absolute return se ges-tionan contra un objetivo o presupuesto de riesgo.

A modo de resumen, a sabiendas de la dificultad que entraña generalizar cuando se trata con fondos de retorno total y de retorno absoluto, son cuatro las ideas básicas:

  • 1. Los fondos de retorno absoluto están expuestos a los vaivenes de los mercados. El hecho es que es difícil encontrar un fondo total return con rentabilidad positiva en un año de caídas en bonos y bolsa.
  • 2. Los fondos de absolute return muestran un comportamiento menos correlacionado con el mercado que los fondos total return. Tienen por tanto un alto potencial diver-sificador y, por tanto, son muy recomendables para su inclusión en la cartera.
  • 3. La denominación de estos fondos no siempre es garantía de su comportamiento. Vale la pena analizar por tanto su comportamiento histórico. Si lo hacemos compro-bamos que efectivamente hay fondos de retorno total que se parecen a fondos de retorno absoluto (Ej. Ethna Aktiv) y viceversa (Ej. Alken Fund Absolute Return Europe).
  • 4. Por sus características de descorrelación con los mercados y objetivo de preservación de capital, esta tipología de fondos debería atraer el interés de los inversores en los próximos años.

Y un último comentario: si la correcta elección del equipo gestor es importante en cualquier tipo de fondo de inversión, esta elección es particularmente crítica cuando se trata con estra-tegias total y absolute return.

Santiago Daniel, Director de Productos de Inversión del Centro de Inversiones de Deutsche Bank.

 

Disclaimer:
La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo des-cribe las características de un producto. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simpli-ficado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.

 

Secciones financieras

Ahorro-inversión

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin