15 de enero de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

El futuro de tu pensión

¿Cómo será nuestra jubilación en el futuro? El sistema de bienestar en España está garantizado a largo plazo. Sin embargo, el envejecimiento de la población española -con cada vez menos cotizantes por pensionista-, la desaceleración de la productividad de los últimos años y la contención salarial -que implica cuotas de cotización más bajas- son algunas de las causas que pueden afectar a las pensiones del futuro.

Por otra parte, la actual tasa de sustitución1 es de un 80% de media. Esta tasa es el porcentaje del último salario que representa la pensión en el momento de jubilarse. Según el Ageing Report 2015 (último disponible) de la Comisión Europea, quienes se jubilen en 2060 cobrarán el equivalente a menos de la mitad de su salario en ese momento.

Por otra parte, el último informe de la OCDE2 indica que España será uno de los países del mundo con mayor envejecimiento de la población, sólo superada por Japón. En 2050 tendremos 76 jubilados por cada 100 habitantes en edad de trabajar. Según este organismo, esto supondrá un reto “sobre la sostenibilidad financiera y la adecuación de los ingresos de los sistemas de pensiones”.

La cultura del ahorro, aliado de la tranquilidad

La recuperación del mercado laboral y el aumento de los ingresos por cotizaciones sociales –según los últimos datos de Seguridad Social el nivel de ingresos y gastos está equilibrado- son dos de los factores que confirman que nuestro sistema de bienestar goza de buena salud. Sin embargo, de cara a tener una jubilación más tranquila, el sector financiero aconseja complementar la pensión pública con nuestros ahorros.

Si eres asalariado, ¿qué opciones puedes tener con tu empresa?

Las empresas pueden tener también un papel importante en nuestra jubilación. Sólo el 22% de las compañías cuentan con algún producto de ahorro para complementar la jubilación de sus empleados. En su mayor parte de los sectores financiero, servicios e industria. Pero, ¿qué opciones tienen las empresas?

  • Sistema de retribución flexible.- destinar parte del salario bruto a fondos orientados a completar la pensión pública, lo que implicaría reducir las retenciones por IRPF3. Así se aumenta la capacidad de ahorro durante la etapa profesional.
  • Aportaciones en función de resultados.- si bien el sistema anterior está más indicado para las empresas de mayor tamaño, en el caso de las pymes se puede establecer un sistema de retribución variable en función de resultados.
  • Cuentas nocionales.- depósitos individuales donde trabajador y empresa realizan las aportaciones de las cuotas de cotización cada mes. Éstas se acumulan hasta el momento de la jubilación, cuando el trabajador rescata su dinero. Dicha cuenta acompaña a la persona durante toda su vida laboral, incluso si cambia de empleo o de régimen. Este sistema, que ya se aplica en países como Suecia o Noruega, requeriría la intervención del Estado, ya que no sólo se mantendría el actual sistema de reparto, sino que además, la Administración sería la encargada de la portabilidad de las cuentas.

¿Cuánto quiero que me quede?

El primer paso para garantizarnos una jubilación tranquila es cuestionarse: ¿cuándo debo empezar a ahorrar? La respuesta es, según el sector financiero, cuanto antes, mejor. El ahorro es una carrera de fondo y se debe empezar a “entrenar” para correr este circuito en condiciones una vez consigamos nuestro primer trabajo. 

Y la segunda pregunta que deberíamos plantearnos es: ¿cómo puedo ahorrar para la jubilación? El instrumento más utilizado para dicho fin es, según INVERCO (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), el plan de pensiones. Este producto permite ahorrar a largo plazo y cuenta con ventajas fiscales, ya que las aportaciones realizadas a un plan disminuyen la base imponible en la declaración de la renta y, por tanto, el importe de los impuestos. Así, un ahorrador puede desgravarse hasta un máximo de 8.000 euros anuales o hasta el 30% de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Además, los planes de pensiones pueden rescatarse una vez pasados los 10 años. Una medida que se suma a los ya existentes supuestos de rescate, como el desempleo de larga duración o la enfermedad grave.

Sin embargo, más allá de los beneficios fiscales, debemos tener en cuenta lo más importante: el objetivo de un plan de pensiones debe ser contribuir a nuestra tranquilidad durante la jubilación.

En definitiva, aunque el sistema de bienestar en España está garantizado a largo plazo, ahorrar para nuestra jubilación es un hábito que puede  ayudarnos a vivir mejor en el futuro. Si disponemos de ahorros que complementen nuestra pensión pública, podremos disfrutar de esta etapa con mayor comodidad.

GLOSARIO:

  1. 1. TASA DE SUSTITUCIÓN O DE REEMPLAZO: es el porcentaje que supone la pensión de jubilación sobre el último sueldo percibido en la etapa laboral.
  2. 2. OCDE: La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales.
  3. 3. IRPF: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF es un impuesto personal, progresivo y directo que grava la renta de las personas físicas residentes en España obtenida en un año natural.

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información".
Fuentes: Comisión Europea, OCDE, INVERCO y elaboración propia.
Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid, T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614.



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: