7 de abril de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Rentabilidad: ¿misión imposible?

Tenemos que hacer un ejercicio de memoria importante para recordar si en algún momento se remuneraba nuestro dinero depositado en el banco. Y sí: hubo un tiempo en que las entidades daban algo por nuestros depósitos. Hasta hace escasos cuatro años se podían encontrar rentabilidades del 3% o el 4%. Los más viejos del lugar recordamos que en los 90 se podía llegar a obtener un 10%.

La crisis económica ha llevado al Banco Central Europeo a lanzar una serie de medidas con el objetivo de que fluya el crédito, combatir el fantasma de la deflación e impulsar la economía. Entre estas medidas está la bajada de los tipos de interés hasta niveles negativos, lo que ha supuesto un alivio para las empresas y familias endeudadas, pero que ha provocado que un ahorrador no pueda obtener rentabilidad segura por su dinero. Como ejemplo claro, la remuneración media de las cuentas en España se sitúa en torno al 0,20%.

En este entorno, el volumen de los depósitos bancarios en España ha disminuido un 40% en los tres últimos años, desde un máximo histórico de 424.000 millones de euros en 2013, según datos del Banco de España. El producto de inversión ganador que ha atraído más ahorro proveniente de los depósitos y el que más ha crecido en volumen ha sido el fondo de inversión. En el mismo periodo, los datos de la patronal del sector de instituciones colectivas, Inverco, muestran que los fondos han aumentado su volumen un 53%, hasta los 235.000 millones de euros invertidos en España. En el mismo periodo, los planes de pensiones aumentaron un 15% y alternativas como la inversión directa en bolsa o en deuda se han mantenido planas o han disminuido.

El fondo de inversión ofrece ventajas importantes, empezando por la gran oferta que existe en el mercado, capaz de dar respuesta a cualquier objetivo de inversión y perfil de riesgo. Existen entidades que además ofrecen arquitectura abierta, lo que supone que sus clientes tienen acceso no sólo a los fondos de inversión de la propia entidad, sino a fondos gestionados por terceros. Partiendo de la premisa que ningún banco puede ser bueno en todo, que el ahorrador tenga la opción de escoger el producto que más se adapta a sus necesidades sea o no de su banco es una gran ventaja. El fondo de inversión es además muy transparente en la información que proporciona y permite traspasar el dinero de un fondo a otro de forma ágil y sin tributar.

El otro gran ganador del declive de los depósitos ha sido la cuenta corriente. Muchos ahorradores conservadores han optado, tras comprobar que no obtienen rentabilidad con un depósito, por dejar aparcado su dinero. El volumen ha subido un 53% en los últimos tres años según el Banco de España. El porcentaje coincide con el incremento de los fondos en el mismo periodo, pero el volumen total es mucho mayor: los españoles tienen 514.000 millones de euros durmiendo en sus cuentas corrientes, por los que no obtienen ninguna remuneración, esperando a… ¿a qué?

Tener el dinero en cuenta sólo es buena opción si el ahorrador lo hace a conciencia, teniendo claro el porqué de la decisión. Si no es así, puede estar perdiendo oportunidades. Muchos ahorradores lo son a largo plazo pero no son conscientes de ello, por no haberse planteado seriamente sus objetivos. Sus decisiones acaban siendo a corto, a remolque de los mercados y sin estrategia. Un ahorrador debe tener claro su plazo de inversión: es importante porque sabrá si puede realizar inversiones que a largo plazo le permitirán rentabilizar más sus ahorros y superar la inflación.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin