26 de abril de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

La Bolsa de valores y cómo invertir en ella

Muchos inversores quieren invertir en Bolsa pero aún no dieron el paso, por inseguridad o por considerar al mundo bursátil fuera de su alcance. A continuación, informamos a los futuros inversores sobre conceptos que deben conocer y los procedimientos que deben seguir para invertir en Bolsa.

¿Qué es un Índice Bursátil? El IBEX 35

Un índice bursátil es un valor numérico obtenido a través de un conjunto de valores cotizados en una bolsa de valores. Su valor depende de los precios del mercado del momento de todos los valores que componen dicho índice. Con los cambios de periodo y de valor se obtiene la rentabilidad. De esta forma es posible saber la evolución de las empresas por sectores, países o tipos de activo financiero. 

Así sucede con el IBEX 35, un índice bursátil que funciona como referente nacional e internacional de la economía en España; representa a las 35 mayores empresas españolas con los valores más líquidos cotizados en el Sistema de Interconexión Bursátil de las cuatro Bolsas Españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia). Tal y como expone la Bolsa de Madrid, el IBEX 35 es técnicamente un índice de precios, ponderado por capitalización y ajustado por el capital flotante de cada empresa integrante del índice.

¿Por qué las empresas acuden al mercado de capitales en busca de capital?

Las Ofertas Públicas de Venta, en adelante OPV, son operaciones financieras donde se vende una parte o el total del capital social de una empresa al público en general o a inversores de diversas instituciones. Cuando la empresa realiza una ampliación de capitales y emite nuevas acciones, la operación es una OPS (Oferta Pública de Suscripción).

Las empresas lanzan OPV para salir a cotizar en Bolsa con la motivación de encontrar financiación, aunque en muchas ocasiones también se buscan alianzas estratégicas. Los mercados de valores aportan a las compañías una buena liquidez, potencian el prestigio, fijan una valoración objetiva, generan un marco fiscal favorable y ofrecen un apoyo sólido de los accionistas.

Por tanto, las empresas cotizadas están obligadas a difundir al mercado todos los datos que puedan afectar al precio de la acción a través de su web oficial; así mismo, también deben enviar estas informaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), quien vigila continuamente el cumplimiento de obligaciones. La CNMV tiene un registro público de empresas que ofrece una amplia información sobre sus finanzas, auditorías, folletos de admisión o reglamentos internos, entre otras cuestiones relevantes.

¿Qué es una acción? Los inversores pasan a ser propietarios de la empresa

Una acción es un título emitido por una compañía que representa el valor de una de las partes iguales en que se divide su capital social. Cuando cambia el valor de la empresa, también varía el precio de sus acciones. Así, los inversores que compran acciones en una empresa se convierten en copropietarios de la misma y adquieren determinados derechos tanto políticos como económicos.

Entre los derechos políticos está el de información, pues es importante que el accionista pueda decidir de forma responsable sobre su inversión.  Asistir y votar en la junta de accionistas de la empresa también son derechos reconocidos para el accionista.

Entre los derechos económicos está el reparto de dividendos a cada accionista en forma de beneficios que la Junta General de Accionistas establece con la propuesta previa del Consejo de Administración. El accionista también tiene derecho de preferencia para invertir en las nuevas acciones de la sociedad cuando realiza ampliación de capitales. Así mismo, el inversor también tiene derecho a la cuota de liquidación proporcional que le corresponda cuando se disuelve la sociedad.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta los riesgos de invertir en Bolsa. El accionista asume el riesgo de perder todo su capital en caso de quiebra de la compañía, ya que se encuentra a la cola de los acreedores.

¿Cómo invertir en Bolsa? Riesgos y ventajas de la renta variable

Los inversores particulares no pueden participar de forma directa en la compraventa de acciones en Bolsa. Por esta razón siempre deberán acudir a una entidad de crédito (un banco o caja) o bien a una sociedad/agencia de valores. Estas entidades son las encargadas de administrar la cartera de la cuenta de valores que el inversor deberá abrirse para empezar a invertir.

Las órdenes de compraventa se deben transmitir a la entidad intermediaria con claridad, indicando la identidad del accionista, la clase de valor, el sentido de la orden y sus plazos de vigencia, así como el precio y el volumen de ejecución. Si no se pone un precio, se interpreta automáticamente que es una orden de mercado.

Tal y como explica la Oficina de Atención al Inversor en su guía, es importante que el propio accionista se mantenga informado de los cambios que afectan a sus acciones, las liquidaciones y los servicios que se prestan con sus inversiones. 

El rendimiento que se obtiene en estas inversiones está sujeto a la evolución de la cotización y al reparto de beneficios de las entidades. Por tanto, la rentabilidad de las acciones no se fija con antelación ni es predecible como ocurre con algunos productos de renta fija. De hecho, la evolución de las acciones en el pasado no garantiza su futuro, ya que no depende únicamente de la propia empresa, sino de muchos otros factores: evolución de los tipos de interés o de otros mercados, situación económica nacional e internacional o la inflación.

La incertidumbre sobre los rendimientos de las acciones supone que los inversores asumen un elevado riesgo. Para ello es muy recomendable contar con el asesoramiento financiero de un profesional experto en mercados bursátiles. En definitiva, invertir en Bolsa conlleva unos riesgos que pueden ser abordados con la información y el asesoramiento adecuados. Las ventajas son mayores si se invierte en sociedades cotizadas ya que, como hemos visto, ofrecen mayor liquidez, transparencia y el valor de sus acciones es más fácil de estimar.

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender productos financieros, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Bolsas y Mercados Españoles (BME) y elaboración propia.
© Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2018 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española.  All rights reserved.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid, T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614.

 



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: