2 de febrero de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿Cuánto hay que ahorrar?

No existe una respuesta que valga para todos, ya que la cantidad varía en función de los ingresos. En España, el porcentaje de renta que las familias dedican a este capítulo ha caído de manera consistente en los últimos años, hasta situarse en el 6,1% de sus ingresos anuales en el tercer trimestre de 2017, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto significa que solo se ahorran 6 euros por cada 100 que se ingresan.

La tasa de ahorro hace referencia a la cantidad de renta disponible bruta que los hogares no consumen, un indicador que en España ha estado tradicionalmente por debajo del promedio europeo (estable por encima del 10% durante la última década). Solo la crisis ha logrado moverlo: en 2009, cuando el desempleo en España escalaba hacia tasas superiores al 20%, las familias españolas lograron ahorrar más que nunca. Entonces el indicador tocó su punto más alto, se acercó a la media europea y hasta la superó, posicionándose por encima del 13%.

Esta tendencia al alza en el ahorro duró poco. La reactivación económica, la creación de empleo y el menor endeudamiento de las familias, que durante la crisis lograron amortizar gran parte de su deuda hipotecaria, han sido elementos clave para que la tasa de ahorro empezara a caer de manera sistemática a partir de 2015.

Actualmente, no solo el ahorro ha caído a su nivel más bajo en nueve años; al mismo tiempo la renta disponible ha crecido, a indicar que el consumo está aumentando más que los ingresos. Los buenos auspicios para el futuro, que han alejado la incertidumbre y mejorado los índices de confianza, contribuyen a este escenario, así como la pérdida de poder adquisitivo de los sueldos, que impide a parte de la población ahorrar para los tiempos más difíciles.

Mayor conocimiento financiero en los hogares

En la primera mitad de 2017, el ahorro financiero de las familias marcó un récord histórico: a finales de junio, los hogares poseían 2,14 billones de euros en activos financieros, según datos del Banco de España. Tanto por la apreciación debida a efectos de mercado, como (y sobre todo) por las adquisiciones de los hogares, el saldo se incrementó en 64.849 millones de euros durante el primer semestre del año pasado, según datos de Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones. Estos datos reflejan un alza del 3,1% con respecto a diciembre de 2016.

Las familias españolas no solo tienen más riqueza, también han demostrado un renovado dinamismo a la hora de elegir en qué productos apostar. Los últimos datos de Inverco apuntan que el peso de las Instituciones de Inversión Colectiva (fondos y sociedades de inversión e IIC extranjeras) sigue aumentando en la composición del ahorro financiero de los hogares, que tradicionalmente se dirigían hacia productos de inversión más conservadores.

En el segundo trimestre de 2017, casi seis de cada 10 euros de nuevas adquisiciones netas se correspondieron a fondos de inversión. Estos productos, que han liderado el aumento del saldo de activos financieros de las familias en 2017, con un incremento del 8,6%, ya suponen el 14,1% del total del ahorro financiero de los hogares, el porcentaje más alto jamás alcanzado.

Los depósitos, durante mucho tiempo el producto favorito de quienes querían conseguir algún beneficio adicional sin arriesgarse demasiado, al contrario, siguen perdiendo terreno arrastrados por la caída de los tipos de interés. Aunque todavía sean el grueso del ahorro financiero de los hogares, han pasado de representar más de la mitad del conjunto del ahorro (en 1985 pesaban por un 57% sobre el total) a constituir menos del 40% en 2017 (el 37,1% en el segundo trimestre de 2017), según Inverco.

Después de los depósitos, la inversión directa (Bolsa, renta fija, etc.) es el segundo activo con más peso en la estructura del ahorro financiero de los hogares españoles (con un 26,6% del conjunto). Los demás activos en los que más invierten las familias españolas, además de los fondos (14,1%), son los seguros y la previsión social (11,4%), y los fondos de pensiones (5,5%).

Así, aunque el ahorro ha disminuido después de la recesión, los españoles han ganado en educación financiera ya que distribuyen y diversifican su ahorro buscando alternativas en un entorno de tipos de interés muy bajos como el actual. 

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: Instituto Nacional de Estadística (INE), Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco) y elaboración propia. Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. All rights reserved.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM. Madrid, T.28100, L. 0, F.1, S.8, hojaM506294, inscripción 2, - CIF . A-08000614.



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: