19 de enero de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

2018 y sus buenas intenciones económicas

Se cierra un año excelente para los mercados financieros internacionales, probablemente irrepetible. La mayor parte de los activos financieros han cerrado el año con importantes subidas, acordes con unos niveles de volatilidad sin precedentes en la historia. En EEUU, el índice S&P ha cerrado con subidas cercanas al 22%, con los doce meses del año con balance positivo, algo que no se había visto en los 90 años que existen datos históricos de este índice. Buen comportamiento también de las bolsas europeas, con avances del 6,5% del Eurostoxx, y hasta del 12% del Dax alemán. También las bolsas emergentes cierran con fuertes subidas. En media, han ganado un 34% (MSCI Emergentes), pero algunos índices, como el Hang Seng han ganado más de un 40% en dólares. En cuanto al selectivo Ibex, ha cerrado con una subida inferior al resto de bolsas europeas (del 7,4%), penalizado por la crisis catalana en la última parte del año.

La ausencia de presiones inflacionistas, el apoyo continuo de los bancos centrales y la menor incertidumbre política, sobre todo tras el resultado de las elecciones francesas, han permitido también un buen comportamiento de la mayoría de los activos de deuda. Los títulos corporativos tanto en el universo Grado de Inversión como High Yield han visto reducirse sus primas de riesgo hasta niveles cercanos a mínimos históricos, e incluso los bonos públicos, que empezaron el año con débiles perspectivas, han conseguido sufrir menos de lo previsto.

El año 2018 comienza con buenas perspectivas para los mercados financieros. La aprobación a finales de diciembre de la reforma fiscal en EEUU augura un crecimiento de este país en este año incluso mayor que en 2017. El plan final es menos agresivo de lo que se esperaba inicialmente, pero se espera un impacto económico muy positivo tanto en las finanzas de las familias como en las empresas. Además del impacto de la reforma fiscal, estaremos muy pendientes de la política de la Fed, y en el plano político, del resultado de las elecciones de media legislatura, donde se renuevan gran parte de las dos Cámaras del Congreso.

En Europa, dos acontecimientos clave en este primer trimestre. El primero, las elecciones italianas, convocadas para el próximo 4 de marzo. Tras la reforma electoral realizada en el año 2017, parece que sólo un gobierno de coalición podrá salir de dicho proceso electoral. Además, en marzo tendremos también reunión del Consejo Europeo, en el que se hablará de la posible extensión en dos años (hasta 2021) para alcanzar un acuerdo definitivo sobre el Brexit, una vez que a finales de 2017 ya se conseguía alcanzar un principio de acuerdo sobre las aportaciones del Reino Unido al presupuesto europeo, la situación de los ciudadanos europeos y británicos en ambas regiones, e Irlanda del Norte.

A nivel de inversión esperamos que el año 2018 sea un año de nuevo positivo para las bolsas, aunque probablemente con retornos más bajos de las que hemos disfrutado en 2017. En renta fija, la actividad de los bancos centrales será clave. Tras varios años de políticas expansivas, empezarán a retirar estímulos, pero con mucha prudencia. Se esperan al menos dos subidas de tipos en EEUU. En cambio, la Eurozona se encuentra en un ciclo económico unos años atrás del de EEUU y no esperamos subidas de tipos hasta, como muy pronto, el primer trimestre de 2019. De momento, a partir de este mes de enero la autoridad monetaria reducirá sus compras de deuda desde los 60.000 a los 30.000 millones de euros, y mantendrá dichas compras teóricamente hasta septiembre. Se espera que en los últimos tres meses de año se rebajen dichas compras hasta eliminar completamente las mismas en diciembre.

Pese a estas perspectivas favorables, habrá volatilidad. Los elevados niveles de valoración alcanzados por muchos activos implican que los inversores ya han anticipado este entorno cíclico favorable, por lo que en un entorno de volatilidad extremadamente baja como el actual, es posible que cualquier noticia inesperada provoque sustos temporales.

INFORME PERSPECTIVAS 2018

Disclaimer:

Centro de Inversiones DB: Rosa Duce

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.

Fuentes: CIO Office Deutsche Bank. Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. All rights reserved.

Deutsche Bank, S.A.E.-RM. Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hojaM506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: