13 de octubre de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Tu jubilación no tiene edad. Cuanto antes pienses en ella, más beneficios conseguirás.

¿Durante cuánto tiempo nos hemos preparado para nuestra etapa laboral? ¿Y para nuestra jubilación? Si va a ser una de las etapas más importantes de nuestra vida ¿no te parece que deberíamos planificarla con la suficiente antelación?

El Fondo Monetario Internacional (FMI), continúa recomendando que se mantengan las reformas actuales sobre nuestro sistema de pensiones y que además se limiten las subidas de las prestaciones a un máximo del 0,25% anual, generando así cierta preocupación en la población.

Aunque esta no fue la única recomendación del organismo que preside Christine Largarde. Se le sumó la iniciativa de aplicar medidas que incentiven trabajar durante más tiempo y fomentar así el ahorro complementario.

Un mensaje que nos afecta a todos, desde los que ya perciben sus pensiones, hasta los más jóvenes, que ya piensan en su futuro. Tendremos pensiones públicas, nadie lo duda, pero para ello necesitaremos pagar más a la Seguridad Social, hacerlo durante más años y seguramente para recibir menos de lo que esperamos y, probablemente, menos de lo que necesitemos.

Y es que, vivimos más y con mayor salud, lo que nos permitirá poder realizar todo tipo de actividades y disfrutar mejor del tiempo libre durante más tiempo. Pero para todo ello se necesita, precisamente, tener ingresos suficientes.

Conseguirlo no es tan difícil. La clave está en pensar en nuestras necesidades futuras de igual modo que lo hacemos en las presentes. Por eso, cuanto antes comencemos, menor será la percepción de esfuerzo y mayores los beneficios.

Las ventajas de un ahorro complementario para nuestra jubilación.

Lo más importante es no considerar la jubilación como un punto lejano en el horizonte, algo que nos llevará a tener que hacer un sprint de recursos muy importante en la parte final de nuestra vida laboral.

Para esto, al igual que en nuestro presupuesto familiar destinamos parte de nuestros ingresos a viajes u ocio, es conveniente separar una parte para lo que sustentará nuestros gastos futuros cuando nos retiremos del trabajo. No hace falta que sea mucho, pero sí que empecemos a establecer una disciplina de ahorro con destino a un plan de pensiones beneficiándonos de todas sus ventajas:

  • Es un producto complementario a la pensión pública, que conseguiremos con pequeñas aportaciones a lo largo del tiempo.
  • Tiene ventajas fiscales muy interesantes. Con las cantidades que aportemos cada ejercicio, podremos reducir la menor de las dos siguientes cantidades: o hasta un máximo de 8.000 € o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.
  • Es un producto flexible. Por un lado, y siempre teniendo en cuenta las condiciones específicas de cada plan de pensiones, puedes elegir qué cantidad aportas de forma regular y cada cuánto tiempo lo haces (mensual, trimestral, semestral…) no pudiendo exceder de los 8.000 euros anuales, con carácter general. También podrás paralizar estos pagos y realizar aportaciones extraordinarias.
  • Una de las ventajas más interesantes es que puedes traspasar tu dinero a otros planes de pensiones sin pagar impuestos por ello. Esto permite que nos adaptemos a una percepción del riesgo que cambia a lo largo del tiempo. Si quedan 25 años para nuestra jubilación podemos asumir un mayor riesgo para una mayor rentabilidad. Si por el contrario, quedan muy pocos años, lo aconsejable es no correr riesgos y proteger el dinero conseguido.

No es solo el dinero que aportas, también los beneficios que puedes conseguir.

Los planes de pensiones no son una hucha en la que nos limitamos a dejar nuestro dinero para luego abrirla cuando lo necesitemos. En un plan de pensiones hay una gestión activa de nuestras aportaciones con el objetivo de que ganemos más. Estas ganancias además se acumulan al propio plan de pensiones, con lo que a su vez pueden generar mayores beneficios.

Pongamos un ejemplo:

Un plan de pensiones tiene un capital de 10.000 € y ese año consigue unas ganancias del 5%, el siguiente año partirá con una ganancia de 10.500 €. Si vuelve a ganar un 5% ya no serán 500 € de ganancia sino 525 €, por el efecto de las ganancias del año anterior.

Y es que el tiempo es una variable fundamental en los planes de pensiones. Si disponemos de tiempo suficiente hasta que llegue tu jubilación podrás apostar por planes que invierten en Bolsa (renta variable) que, aunque sufran temporalmente de algún ciclo negativo, conseguiremos al final un mayor beneficio.

En definitiva, es importante tener en cuenta que con una planificación adecuada y a partir de pequeñas aportaciones podemos pensar en el futuro sin tener que hacer grandes sacrificios en el presente.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las principales características del producto. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada las características del producto, así como de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor. Respecto a la información fiscal contenida en este documento, ésta hace referencia a normativa que aplica en Territorio Común (Octubre 2017). Para partícipes residentes en Territorios Forales, consulte en su respectiva normativa.
Entidad Promotora de los Planes de Pensiones: Deutsche Bank, S.A Española- NIF A-08000614, R.M. Madrid. T.28100, L.0. F.1, S.8, H.M506294, I.2, con domicilio social en Paseo de la Castellana, 18, 28046, Madrid, excepto del PPI Money Market y PPI Deutsche Bank Moderado que es Deutsche Zurich Pensiones, E.G.F.P, S.A.. Entidad Gestora de los Planes: Deutsche Zurich Pensiones, E.G.F.P, S.A.- NIF A-61502282, R.M de Barcelona, T. 30.376, F.108, H.B 174.464, con domicilio social en Vía Augusta, 200, 08021, Barcelona e inscrita con número G0187 en el Registro Administrativo de Entidades Gestoras y Depositarias de Fondos de Pensiones de la DGSFP. Entidad Depositaria de los Planes de Pensiones: Deutsche Bank, S.A. Española.
Dispone del Documento de Datos Fundamentales para el partícipe, así como el indicador de riesgos y alerta de liquidez de los respectivos planes de pensiones en nuestra página web o en su Oficina.
Promoción ofrecida exclusivamente por Deutsche Bank, S.A. Española. Campaña sujeto a los términos y condiciones determinadas en el Documento donde consten dichas condiciones.



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: