14 de febrero de 2019

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Las tres hipótesis sobre el Brexit y su impacto económico

Reino Unido se acerca al abismo del 29 de marzo, fecha límite de salida de la Unión Europea, y lo hace sin ningún tipo de avance significativo en las últimas semanas. Los últimos movimientos políticos no hacen más que incrementar la incertidumbre. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha solicitado a los diputados "algo de tiempo para completar el proceso" de negociación con la Unión Europea y poder presentar nuevas garantías que permitan salvar las reticencias al actual Acuerdo de Salida que cosechó un rotundo “no” en la votación del pasado 15 de enero.

Así, en lugar de presentar una alternativa al Acuerdo de Retirada, se plantea ahora celebrar el próximo 27 de febrero una serie de votaciones no vinculantes sobre distintos escenarios. Con esta decisión evitaría otra más que posible derrota, a la vez que conocería las intenciones de los diputados antes de plantear una segunda votación definitiva. En este contexto de incertidumbre, se abren tres posibles escenarios con un impacto muy diferente en la libra, los mercados financieros y las empresas y economías con relaciones con el Reino Unido, como es el caso de España.

Prórroga del periodo de negociación

Actualmente esta es la hipótesis más plausible, siempre que los otros 27 países de la Unión Europea la acepten. Eso sí, la prórroga no sería en principio muy larga, hasta las Elecciones al Parlamento Europeo que comienza en algunos países el 23 de mayo o a lo sumo, antes de que los nuevos diputados tomen su cargo en julio.

Este escenario no disiparía las incertidumbres, tan solo prolongaría el periodo de negociación en la búsqueda un acuerdo ordenado entre la UE y el Reino Unido, refrendado por el Parlamento. Este acuerdo en la actualidad parece complicado y por este motivo, no disiparía la incertidumbre y la volatilidad de la libra.

El principal objetivo de cualquier nuevo acuerdo debe ser que el Reino Unido permanezca dentro en la Unión Aduanera o en su caso tener alguna condición preferencial a la hora de establecer relaciones comerciales como sería si se uniera a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). Este escenario de posible Brexit “suave” sería favorable para la libra británica, aunque es difícil establecer el impacto económico. El Banco de Inglaterra en su última reunión revisó a la baja sus expectativas de crecimiento para 2019 y 2020, hasta el 1,2% y 1,5%, respectivamente, tanto por el debilitamiento del crecimiento mundial como por las dudas ligadas al Brexit. 

Cualquier nuevo acuerdo pasa por solventar el problema de la frontera norirlandesa, lo que lleva a que esta hipótesis no sea en este momento algo que consiga convencer a los mercados. 

Con respecto a las empresas españolas y europeas, mientras no se cierre un acuerdo que permita un marco estable en las relaciones comerciales (ya sea dentro de la Unión Aduanera o dentro del EFTA) el efecto más inmediato será el incremento de políticas o protocolos defensivos ante la posibilidad de un no acuerdo. Los sectores más sensibles a la negociación, como las aerolíneas, ya están acelerando sus protocolos. También el turismo sufre de esta incertidumbre, algo que ya vimos en 2018 (caída de un 2% de turistas británicos llegados a España). Pesa también la creciente competencia de otros mercados turísticos en el Sur de Europa, donde, la debilidad de la libra se ve compensada por unos precios mucho más bajos.

Salida sin acuerdo, o Brexit Duro

Este no es el escenario más probable, al menos en el corto plazo. Sucedería en el caso de que la UE niegue la extensión del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea y por tanto el Parlamento Británico vote a favor de una salida sin acuerdo. Es el peor escenario para la libra esterlina que se depreciaría fuertemente generando problemas económicos importantes tanto para la economía británica como para la europea.

El gran beneficiado de esta situación sería el dólar. El billete verde ganaría su papel de moneda refugio frente a la moneda de una zona euro que sufriría fuertemente sus efectos en el PIB de sus países miembros.

Pero el peor efecto lo tendrían los británicos. El Banco de Inglaterra prevé que en caso de salida sin acuerdo el PIB caería un 8% entre este año y el 2023, el desempleo subiría hasta un 7,5% y los activos inmobiliarios se depreciarían un 30%.

Fuera de las fronteras británicas España sería uno de los países más afectados, no solo por la caída de las exportaciones y la posición inversora de grandes empresas, sino por el efecto del turismo. La existencia de mayores barreras en el movimiento de los ciudadanos no es el principal problema, lo sería la recesión británica que podría hacer caer hasta en un 20% el número de británicos que visiten anualmente España. Si tenemos en cuenta que a pesar del descenso de 2018 hasta noviembre llegaron 17,6 millones de británicos (22% de los turistas extranjeros), estaríamos hablando de más de tres millones de turistas nuevos, una cifra imposible de recuperar de otros países de origen.

Los mercados financieros añadirían un problema cierto a lo que es ahora mismo una hipótesis y en el corto plazo incrementarían la inestabilidad, más cuando el Banco de Inglaterra lo más probable es que escoja la vía de una política monetaria más estricta con mayores subidas de tipos de interés para intentar frenar la caída de la libra

Nuevo referéndum

Es bastante cuestionable que ahora mismo exista una mayoría en el Parlamento para este escenario y antes de nuevas elecciones. Sin embargo, una de las probabilidades es que el parlamento apruebe una ley que establezca que el Reino Unido permanezca en la UE a menos que se encuentre un compromiso entre ambas partes. En esta hipótesis sí serían más probables unas nuevas elecciones y establecer el compromiso, si hay mayoría parlamentaria suficiente, de celebrar un referéndum. En definitiva, se pasaría de un posible Brexit duro a un “no Brexit”, el escenario más positivo para la libra que podría pasar a un nivel inferior de 0,85 euros por libra, ya que la probabilidad de permanecer en la UE aumentaría.

Eso sí, la fuerza de esta recuperación de la divisa británica no estaría exenta de vaivenes. Tras un probable rally alcista en el momento en el que se tome la decisión de empezar el proceso de referéndum, la libra esterlina iría reaccionando a eventos como el resultado de las encuestas o incluso a qué es lo que se pregunte en la papeleta del nuevo referéndum.

La reacción de los mercados sería positiva en el corto plazo, disminuirá uno de los riesgos que ahora le condicionan, pero hasta no despejarse el resultado, la volatilidad no desaparecería. Igualmente, el impacto en el PIB de las economías británica, europea y española sería menor, dentro de un momento de contracción general en el crecimiento. La recuperación de la libra además beneficiará las exportaciones y hará que los turistas sigan viendo a España como un destino atractivo.

Todas las hipótesis están abiertas en unas próximas semanas, sino meses, que serán vitales en el desarrollo del proyecto europeo único. Mientras tanto, lo mejor es no tomar decisiones precipitadas, y esperar a ver cómo evolucionan las negociaciones. Teóricamente, el Reino Unido tiene que decir a la UE antes del 25 de febrero si se marchará o no el día 29 de marzo. Pero teniendo en cuenta la historia reciente de Europa, no sería extraño que viéramos un acuerdo en el último día.

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender productos financieros, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: “EU withdrawal scenarios and monetary and financial stability. A response to the House of Commons Treasury Committee”. Bank of England. November 2018; “The Uneven Path Ahead: The Effect of Brexit on Different Sectors in the UK Economy”. Jiaqian Chen. Fondo Monetario Internacional Blog. 4 de diciembre de 2018; “Brexit: Theresa May plays down 'deal or delay' report”. BBC News. 13 de febrero de 2019; Informe prospectivo trimestral del turismo procedente de Reino Unido – 3º Trimestre 2018. Turespaña. Consejero de Turismo: Javier Piñanes Leal. Fecha de publicación: julio de 2018; Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur). Instituto Nacional de Estadística; y elaboración propia.
Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM. Madrid, T.28100, L. 0, F.1, S.8, hojaM506294, inscripción 2, - CIF. A-08000614.

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin