6 de octubre de 2016

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Todo lo que quisiste saber sobre el plazo de inversión y no te atreviste a preguntar

Una de las máximas de mercado reza aquello de "a mayor plazo, menor riesgo". Esto no significa que la volatilidad de repente caiga cuando se decide aumentar el plazo de la inversión, obviamente. El riesgo de una cartera es el mismo independientemente de las intenciones del ahorrador. Lo que sí es cierto es que la rentabilidad anualizada (TAE) de una inversión es más previsible cuanto mayor sea el plazo al que se mire dicha inversión. Quien dice más previsible, dice también más estable, menos arriesgada, con menos volatilidad.

¿A qué se debe esta reducción del riesgo? El hecho de que se le llame "diversificación temporal" nos puede dar una pista. Y es que diversificar entre activos y diversificar temporalmente son primos hermanos en la reducción del riesgo. Por ejemplo: ¿qué tiene que pasar para que una cartera con sólo un título pierda? Es suficiente con que dicho valor vaya mal. Ahora bien, ¿qué tiene que suceder para que pierda una cartera con 10 activos? Que vaya mal un activo y otro activo y otro activo y otro… y así hasta 10, lo cual mucho menos probable. De ahí que las carteras bien diversificadas tengan menor volatilidad, pero no menor potencial de rentabilidad. De la misma manera, ¿qué tiene que pasar para que una cartera pierda después de 1 año? Es suficiente con que dicho año sea negativo. Ahora bien, ¿qué tiene que suceder para que pierda una cartera después de 10 años? Que vaya mal un año y otro año y otro año y otro… y así hasta 10, lo cual es mucho menos probable.

Para verlo con datos reales, veamos qué ha pasado en los últimos 50 años en el mercado de renta variable de Estados Unidos:

  • un 26% de las inversiones a un plazo de un año ha tenido un retorno negativo
  • un 18% de las inversiones en periodos de 2 años ha tenido un retorno negativo
  • un 12% de las inversiones en periodos de 3 años ha tenido un retorno negativo
  • un 6% de las inversiones en periodos de 8 años ha tenido un retorno negativo
  • no existe ningún periodo de 14 o más años con rentabilidad acumulada negativa

Las matemáticas de la estadística ligan riesgo y plazo: volatilidad a n años = volatilidad anual / raíz cuadrada del número de años (n)

                        

La volatilidad, por tanto, decrece con la raíz cuadrada del número de años. De esta manera, una inversión que mantenemos durante 4 años tiene la mitad de riesgo que esta misma inversión mantenida durante sólo 1 año. Para un plazo de inversión de 9 años dividiríamos por 3 el riesgo, a 16 años por 4, y así sucesivamente. Es importante resaltar que el efecto de diversificación temporal se produce sobre todo en los primeros años de la inversión, tal y como se puede observar en el siguiente gráfico:

Como conclusión, teniendo en cuenta la diversificación temporal:

  • Un inversor conservador debería aumentar el riesgo de su cartera si piensa mantenerla a largo plazo. De lo contrario, dejaría pasar oportunidades de inversión.
  • Un inversor arriesgado deberá disminuir el riesgo de su cartera si piensa deshacerla en el corto plazo. 
  • Determinar nuestra aversión al riesgo como inversores debería ser un proceso de dos fases:
    1. Identificar nuestra aversión al riesgo individual, consustancial a nuestro carácter, a nuestra forma de ser y de pensar.
    2. modular la misma en función del plazo al que pensamos mantener la inversión.


Pongamos el ejemplo de una persona de 47 años, que se declara conservadora (es decir, aversa al riesgo), y que está pensando en construir una cartera para su jubilación. "Como soy conservador/a", se dice, "destinaré todos mis ahorros a la renta fija, que tiene un riesgo acorde con mi forma de ser". Sin embargo, pensemos: ¿cuánto tiempo le faltaría a esta persona para disponer de su dinero?, es decir, ¿cuál va a ser el plazo de su inversión? Serían 20 años, los que le quedarían para alcanzar la hipotética futura edad de jubilación de 67 años. Por tanto, aunque su inversión ideal a un año vista fuese la renta fija, a 20 años deberíamos recomendarle que asumiese más riesgo.

Para verlo con mayor claridad, fijémonos en la siguiente tabla, las cinco carteras tienen el mismo riesgo pero cada una en base a su respectivo plazo temporal:

Según estos datos, podemos determinar que la inversión más adecuada en este supuesto sería la quinta, 50% renta fija + 50% renta variable ya que, aunque a 20 años vista ésta tiene el mismo riesgo que una 100% renta fija a 1 año, no podemos decir lo mismo de la rentabilidad esperada. Suponiendo una prima de riesgo para la bolsa del 4%, la cartera número 5 debería obtener un 2% adicional a la número 1 (el 50% está invertido en un activo que rinde un 4% más). Así, nuestro amigo podría esperar jubilarse con casi un 50% más de patrimonio (2% de tipo de interés compuesto tras 20 años), lo cual supone una diferencia muy apreciable.

Disclaimer: La información contenida en este documento sólo describe una teoría sobre el riesgo en función del plazo de inversión y no debe considerarse como asesoramiento de inversión. Este documento no puede ser considerado como base de decisión de inversión alguna y no puede ser entendido como una recomendación por parte de Deutsche Bank para que el receptor entre en ningún tipo de operación, El receptor ha de realizar su propia evaluación independiente y cualesquiera investigaciones considere necesarias para determinar su interés, en su caso, de tomar parte de cualquier operación de inversión y, antes de entrar en dicha operación, debe tomar las medidas necesarias para garantizar que comprende íntegramente la operación y que ha realizado una evaluación independiente sobre la conveniencia de la misma a la vista de sus objetivos y circunstancias.. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta de cada producto, que contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.

La información suministrada y contenida en el presente documento representa una mera opinión de Deutsche Bank, no garantizando la integridad, veracidad y/o exactitud de la información obtenida de fuentes externas a Deutsche Bank. El documento se refiere a la fecha de elaboración y las manifestaciones que en ella se incluyen están sujetas a modificación en base a diversos factores, incluyendo, a título enunciativo y no limitatitvo, las condiciones macroeconómicas y de los mercados, la actitud de los inversores y de la oferta. La información está basada en circunstancias económicas, de mercado y otras condiciones a fecha de su emisión. Las opiniones expresadas pueden variar asimismo sin previo aviso por cambios normativos y legales.

Este documento ha sido preparado por el área de Private & Business Clients (Deutsche Bank S.A.E.). El receptor no tiene permiso para reproducir en parte o en todo la información contenida en el documento o difundir la información a ningún tercero sin el consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank. Asimismo, Deutsche Bank no asume la responsabilidad, deber u obligación de prestar al receptor acceso a información adicional o de actualizar, modificar o de cualquier modo revisar el documento o su contenido, ni corregir cualquier inexactitud en el mismo, ni de informar al receptor ni a ningún tercero de dicha inexactitud.Deutsche Bank, S.A. Española, es una entidad de crédito sujeta a la supervisión del Banco de España e inscrita en el Registro administrativo especial con el número 0019.

NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Ahorro-inversión

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin