30 de octubre de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Si inviertes, tienes un plan.

Cuando se habla de las ventajas de los planes de pensiones, seguramente,  pensaríamos en los beneficios fiscales. Pero a pesar de que estos son muy importantes, (nos permiten reducirnos, con carácter general, la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros anuales o el 30% de la suma de nuestros rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio) los principales beneficios son la flexibilidad y la capacidad de adaptación de estos productos a nuestro perfil inversor.

Desde que contratamos un plan de pensiones hasta que lo rescatamos, ya sea al llegar la jubilación o anticipadamente, (si se cumple con alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez), podemos cambiar de plan de pensiones cuando lo deseemos sin tener que tributar por este traslado. De esta manera, si quedan 20 o 25 años para nuestra jubilación, podemos invertir en productos de renta variable en los que buscar un mayor rendimiento potencial, pero si por el contrario, lo que buscamos es seguridad porque queda poco tiempo para el rescate, podemos optar por productos más conservadores como los que invierten en renta fija.

Por ello, aunque a la hora de categorizar los planes de pensiones existen muchas alternativas, la principal es según el tipo de activo. De esta manera, tenemos una relación directa entre lo que se invierte y el riesgo que tiene cada inversión.


Planes para todo tipo de inversor.

Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones de España, agrupa los planes de pensiones en seis categorías, según el tipo de activos en los que invierten y el nivel de riesgo que asumen.

Para los que apuestan por una inversión más conservadora.

  • Planes de renta fija a corto plazo. Son los menos arriesgados ya que invierten en su totalidad en productos de renta fija, como Letras del Tesoro, con una duración de menos de dos años. Su rentabilidad, ligada a como estén los tipos de interés de sus activos, es estable. Es decir, no tiene grandes altibajos ni supone sobresaltos para su inversor.
  • Planes de renta fija a largo plazo. Tampoco invierten en Bolsa, pero tienen una diferencia importante respecto los de renta fija a corto plazo ya que compran activos de plazo superior a los dos años, como los bonos o las obligaciones. La mayor duración de sus carteras se traduce en ofrecer potencialmente una rentabilidad superior, lo que lo convierte en un producto más adecuado cuando la jubilación está próxima, pero no es inmediata. También se ven muy influidos por los tipos de interés de mercado, pero en un entorno de tipos bajos como el actual, su rentabilidad media está siendo superior a la de los planes de renta fija a corto plazo.
  • Los Productos garantizados. Son los que aportan mayor seguridad ya que, como su propio nombre indica, están garantizados. Ofrecen una garantía externa para el capital y un determinado rendimiento. Son productos adecuados si no quieres arriesgar tu inversión y quieres saber la ganancia que obtendrás, aunque en un entorno de tipos de interés tan bajos como el actual sea bastante limitada. También son planes interesantes si la jubilación está cerca y quieres consolidar ganancias que hayas obtenido en años anteriores.  La ganancia que obtendrás, en general, será más que limitada en un entorno de tipos de interés tan bajos.

Cuando lo que buscas es una mayor rentabilidad potencial.

Las siguientes categorías tienen un mayor riesgo por lo que, aunque el potencial de ganancia es más alto, también lo es el de pérdida. Son productos recomendados, por tanto, cuando vas a mantener la inversión a largo plazo, por ejemplo, si comienzas a invertir en planes de pensiones cuando eres joven. De esta forma, te queda tiempo para soportar los inevitables baches temporales y disfrutar a cambio de una mayor “prima de riesgo”, ya que los mercados financieros suelen remunerar a largo plazo si un inversor asume unos riesgos mayores.

  • Planes de renta fija mixta. Estos planes invierten en mercados de renta variable, pero con tope del 30% del total de su cartera. El resto, se invierte en renta fija.
  • Planes de renta variable mixta. El peso de la renta variable es muy superior y se sitúa entre el 30% y el 75% del total de la cartera, y por esto, su evolución es la que explica casi en su totalidad la rentabilidad del plan. Por eso, mientras que en un plan de renta fija mixta el periodo de inversión debería ser de al menos entre 3 y 5 años, en el de renta variable mixta es más recomendable mantenerlo plazos más largos, 5 años como mínimo. Estos plazos son indicativos, por lo que es muy importante contar con el asesoramiento del gestor profesional de una entidad financiera.
  • Los planes de renta variable. Son los de mayor riesgo. Invierten más del 75% en Bolsa y, por tanto, tienen un mayor potencial de ganancias, pero también de pérdidas. Lo más adecuado es apostar por este tipo de productos en plazos largos, cuando todavía quedan unos cuantos años hasta la jubilación. El horizonte temporal ideal abarca al menos 7-8 años, para poder aguantar por lo menos un ciclo bursátil entero. Y si nos quedan todavía unos 20-30 años hasta retirarnos, son la clase de activo más indicada para generarnos la rentabilidad que nos deparará luego una vida más desahogada después de la vida laboral. No obstante, si conseguimos en menores plazos una buena rentabilidad y no queremos asumir más riesgos, siempre podemos traspasar el plan o una parte de él a otra categoría en la que poder consolidar nuestras ganancias.

¿Quieres un plan que vaya cambiando la estrategia de inversión según se acerca la jubilación?

Es importante tener en cuenta que existen, además, los denominados planes ciclo de vida, en los que no es necesario que el cliente vaya ajustando su cartera de inversión a lo largo de los años, ya que el mismo plan de pensiones lo hace automáticamente. Este tipo de plan es ideal para aquellas personas que quieren que su plan de pensiones se vaya adaptando al horizonte de su jubilación, reduciendo cada año la exposición en renta variable en favor de la renta fija.

En definitiva, existen muchas opciones y posibilidades para conseguir nuestro objetivo: una renta o capital que, llegado el momento, nos ayude a complementar nuestra pensión de jubilación, solo tenemos que encontrar la más adecuada a nuestro perfil de inversor.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las principales características del producto. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de las características del producto, así como de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor. Respecto a la información fiscal contenida en este documento, ésta hace referencia a normativa que aplica en Territorio Común (Octubre 2017). Para partícipes residentes en Territorios Forales, consulte en su respectiva normativa.
Entidad Promotora de los Planes de Pensiones: Deutsche Bank, S.A Española- NIF A-08000614, R.M. Madrid. T.28100, L.0. F.1, S.8, H.M506294, I.2, con domicilio social en Paseo de la Castellana, 18, 28046, Madrid, excepto del PPI Money Market y PPI Deutsche Bank Moderado que es Deutsche Zurich Pensiones, E.G.F.P, S.A.. Entidad Gestora de los Planes: Deutsche Zurich Pensiones, E.G.F.P, S.A.- NIF A-61502282, R.M de Barcelona, T. 30.376, F.108, H.B 174.464, con domicilio social en Vía Augusta, 200, 08021, Barcelona e inscrita con número G0187 en el Registro Administrativo de Entidades Gestoras y Depositarias de Fondos de Pensiones de la DGSFP. Entidad Depositaria de los Planes de Pensiones: Deutsche Bank, S.A. Española.
Dispone del Documento de Datos Fundamentales para el partícipe, así como el indicador de riesgos y alerta de liquidez de los respectivos planes de pensiones en nuestra página web o en su Oficina.
Promoción ofrecida exclusivamente por Deutsche Bank, S.A. Española. Campaña sujeto a los términos y condiciones determinadas en el Documento donde consten dichas condiciones.

 



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: