17 de diciembre de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Perspectivas 2019

Las últimas semanas han venido dominadas por el miedo a una recesión mundial. La bajada de la pendiente de la curva de tipos de EEUU hasta niveles no vistos desde 2007, junto con los signos de desaceleración en Europa y los riesgos políticos vigentes (tensiones comerciales, Brexit, presupuestos en Italia) han exacerbado estos miedos y han frenado el ansiado rally navideño, al menos por el momento.

El año 2018 cerrará previsiblemente con rentabilidades negativas en prácticamente todos los activos. Es momento por tanto de hacer borrón y cuenta nueva y pensar ya en lo que nos espera en 2019. Para los analistas de Deutsche Bank, será un año de volatilidad, típico de final de ciclo, pero son moderadamente optimistas en sus expectativas de rentabilidad para la mayor parte de los activos, que además, con las últimas caídas, ofrecen valoraciones mucho más atractivas.

En términos económicos, creen que veremos una desaceleración de la economía mundial, pero no de recesión. Aunque eso sí, probablemente el crecimiento entre países será menos sincronizado. En EEUU, es cierto que hemos alcanzado ya los máximos del ciclo, y también lo es que algunos sectores, como el inmobiliario, se están viendo frenados por la subida de tipos acumulada. Pero en 2019 la economía podría alcanzar tasas de crecimiento del 2,4% (frente al 3,1% previsto para 2018), gracias al apoyo del consumo y de la inversión. Una cifra que desde luego, está muy lejos de recesión.

En Europa, sin embargo, los últimos meses de 2018 ya están reflejando una ralentización de la actividad, derivada sobre todo del freno a las exportaciones. La guerra comercial entre EEUU y China ha tenido consecuencias muy negativas para sectores como el de autos, afectado además por problemas regulatorios en Alemania. Sobre la Eurozona pesan además importantes incertidumbres políticas, ligadas sobre todo al Brexit y a Italia. En el primer caso, las dificultades de Theresa May a la hora de ratificar el acuerdo alcanzado con Bruselas elevan el riesgo de un hard Brexit (la salida oficial es el día 29 de marzo de 2019, y bajo nuestro escenario base, pese a todo, habría un acuerdo). En el segundo, los elevados niveles de deuda de la economía italiana podrían provocar problemas de financiación en el futuro dada la próxima retirada del programa de compra de deuda del BCE. Pese a estos factores, tampoco en el caso de la Eurozona es previsible una recesión, con un crecimiento previsto para 2019 del 1,6%, cifra inferior al 1,8% con el que previsiblemente acabaremos 2018 pero todavía por encima del potencial.

Al igual que el resto de las economías europeas, España también afronta de cara al próximo año una ralentización de su ritmo de crecimiento, si bien el mismo seguirá estando por encima de la media europea (previsión 2019: +2,4%). Al igual que en el resto de Europa, es el sector exterior el que muestra signos de desaceleración, tanto por el menor crecimiento de nuestros socios comerciales como por factores específicos, como la potencial llegada de menor número de turistas (que ya hemos visto en 2018 ante el resurgimiento de nuevos destinos turísticos en el Mediterráneo). Mientras, se mantiene la fortaleza del consumo y de la inversión.

Por último, también los países emergentes verían en 2019 un freno a su actividad, aunque en términos comparativos, dicho freno sería inferior al de los países desarrollados. Para el conjunto de estos países se espera un crecimiento del 5%, siendo la zona asiática la que disfrutaría de mejores cifras. Especial mención a China. En este país ya se están viendo en este año 2018 los efectos de la guerra comercial en EEUU, paliados parcialmente por las medidas de estímulo monetarias y fiscales llevadas a cabo por su gobierno. De cara a 2019, el escenario base de nuestros analistas es que persistirá la presión comercial, con menos margen de actuación del gobierno, por lo que el crecimiento de la actividad económica en China podría situarse en torno al 6%. De nuevo, cifra más baja que en 2018 y aún lejos de la recesión.

En resumen, se espera un año 2019 positivo a nivel mundial, pero con cifras más bajas que en 2018, y sin recesión. No obstante, son muchos los factores de riesgo que podrían pesar sobre este escenario, con dos claros protagonistas: i) la intensificación de la guerra comercial, y ii) un excesivo endurecimiento monetario. De momento, parece que avanzan las negociaciones entre EEUU y China sobre el primer punto. Respecto al segundo, las mayores dudas no están hoy en la zona euro (donde sólo podría producirse una pequeña subida de los tipos de interés a final de año), sino en EEUU. La Reserva Federal parece estar reconsiderando su calendario de subidas. Si sube mucho menos de lo previsto podría dar un mensaje negativo en lo económico, pero si sube en exceso (hasta el 3%-3,25% como había anunciado inicialmente), puede pasarse de frenada y provocar una mayor desaceleración…

Centro de Inversiones DB: rosa.duce@db.com
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información".
Fuentes: Bloomberg, DB CIO Office y elaboración propia. Autoridad supervisora: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)
 © Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2018 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española.  All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin