26 de octubre de 2018

Mes de octubre con mucha volatilidad en los mercados

Mucha volatilidad en los mercados en las últimas semanas. Si se mantiene esta tendencia, el mes de octubre se convertirá en el peor mes para la bolsa americana desde 2008, y muy lejos de los máximos históricos que vimos en septiembre.  El miedo a los efectos negativos sobre el crecimiento de la política proteccionista de EEUU (especialmente hacia China), el incremento de las tensiones geopolíticas (tras el asesinato del periodista americano Khashoggi), la cercanía de las elecciones legislativas del día 6 de noviembre, la subida de tipos de los bonos y, en el caso de Europa, las dudas sobre el Brexit e Italia justifican este mal comportamiento.

Aunque la volatilidad previsiblemente va a seguir, no creemos que sea momento de ceder al pánico vendedor. Las caídas bursátiles han sido abultadas, pero es importante darse cuenta de que no son raras en un entorno como el actual de final de ciclo. Como ejemplo, si miramos los últimos 20 años de historia del S&P nos encontramos con 3-4 periodos de pérdidas superiores al 5%. En este año, este sería el segundo episodio, que coincide además con la cercanía de las elecciones legislativas de EEUU, cuyos momentos previos también históricamente han coincidido con caídas
Pese a que el índice S&P se sitúa en los niveles más bajos de los últimos cinco meses, se mantiene la visión positiva de la bolsa americana. Las razones son:

  • i) La solidez de los datos económicos. Se dice muchas veces que el comportamiento de los mercados no tiene porqué ajustarse a la situación económica, y en esta ocasión no puede ser más cierto. La economía americana sigue apoyada por una gran solidez de su demanda doméstica. La tasa de paro está en mínimos de 50 años y la confianza de los consumidores y empresarios está en máximos multidécada. Todo ello debería permitir terminar el año 2018 con un crecimiento del 2,9% anual, el más alto desde 2005. Por tanto, la probabilidad de una recesión en los próximos 12 meses sigue siendo mínima. Otro buen dato de la lejanía de la recesión es el índice adelantado de la actividad (construido con 10 principales indicadores adelantados). En los últimos 50 años este índice ha sido uno de los mejores predictores de recesión futura, anticipando con 15 meses de antelación la misma. Y actualmente sigue subiendo, lo que nos dice que la economía tiene todavía capacidad para seguir creciendo.
  • ii) La solidez de los resultados empresariales. Hoy publicarán compañías clave del sector tecnológico, pero, a la espera de los mismos, lo que observamos ya es que en el tercer trimestre del año los beneficios subirán otra vez por encima del 20% (y ya son tres trimestres consecutivos, algo que no ocurría desde 2010). Es más, pese a que algunas compañías han mostrado sus temores hacia el futuro por la presión comercial o la subida del dólar, la realidad es que las estimaciones de BPA para 2019 se han mantenido (y no han bajado). Esto es un factor claro de soporte al mercado.
  • iii) Valoraciones atractivas. Tras las caídas de octubre, y teniendo en cuenta las perspectivas económicas y empresariales, las valoraciones se han situado en niveles mucho más atractivos. El PER estimado para 2019 se sitúa actualmente en 15,7, el nivel más bajo desde febrero de 2016, y por debajo de la media de los últimos cinco años.
  • iv) Factores estacionales positivos. Históricamente, el cuarto trimestre del año suele ser el mejor mes del año para el S&P, que en los últimos 20 años, ha subido de media un 5,7%. Además, la historia nos dice también que los 12 meses posteriores a unas elecciones legislativas en EEUU han sido positivos para el S&P (ha subido en 21 de las 22 últimas elecciones, con una media de subida del 15%)
  • v) Factores técnicos positivos. Para los seguidores del análisis técnico, el indicador RSI a 14 días se ha colocado en niveles de sobreventa, lo que implicaría un rally de recuperación en las próximas semanas.

En resumen, los analistas de Deutsche Bank creen que no ha habido cambios ni en lo económico (no se espera una recesión), ni en lo empresarial que justifiquen las caídas actuales en la bolsa americana. Reiteran por tanto su objetivo para el S&P de 3.000 puntos a septiembre de 2019. No obstante, la volatilidad previsiblemente se va a mantener en niveles elevados, especialmente en Europa (Brexit, Italia). Algo que, para los inversores más arriesgados, supondría incluso una oportunidad de compra.

Disclaimer:
Centro de Inversiones DB:
rosa.duce@db.com
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: Deutsche Bank Investment Center y elaboración propia.
Autoridad Supervisora: Comision Nacional del Mercado de Valores (CNMV)
© Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.. © 2018 Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF. A-08000614. Autoridad supervisora: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin