25 de septiembre de 2015

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Los índices de acciones... ¿son comparables?

Los índices de bolsa son importantes indicadores para valorar los mercados de acciones. Dependiendo de su enfoque pueden aportar información sobre el comportamiento de un sector, de una región o de un grupo de empresas con características similares. Los índices de un país, a menudo utilizados por la prensa como barómetros de la situación económica general del país, son los más conocidos: por ejemplo el Ibex español, el DAX alemán o el S&P 500 de Estados Unidos.

Lo que con frecuencia se ignora es que estos índices pueden diferir de forma significativa en su estructura. Para interpretar su evolución de forma correcta debemos tener en cuenta su composición, ya que las acciones de diferentes sectores tendrán un grado de volatilidad distinta y ello a su vez afectará al grado de fluctuación del índice en el que estén recogidas. Así, por ejemplo, el DAX alemán es considerado uno de los índices de acciones más volátil del mundo, si vemos su comparación histórica con otros índices. Ello es debido a que en él tienen mucho peso las acciones cíclicas que dependen del entorno económico, como por ejemplo el sector automovilístico. Por el contrario, el rango de fluctuación del índice S&P 500 suele ser mucho menor.  

El año pasado vimos sin embargo que esta relación no es fija sino que depende de los acontecimientos de mercado: el sector energético, que siempre se había considerado particularmente estable, estuvo bajo presión por la bajada del precio del petróleo, y eso causó una elevada volatilidad en el S&P 500. Ahora bien, este sector no tiene peso en el DAX, y la  volatilidad del índice alemán fue, por tanto, más baja.

En cuanto al Ibex, debemos tener en cuenta que es un índice en el que el peso del sector financiero es muy importante (más del 35%) con lo que además de la volatilidad implícita en un sector eminentemente cíclico también sufre episodios de volatilidad por las tensiones geopolíticas y por las presiones regulatorias. Otro de los factores que ha convertido a nuestro selectivo en uno de los más castigados por la volatilidad es su correlación con la deuda, tanto por las grandes carteras de deuda soberana que acumulan bancos y aseguradoras como por el fuerte apalancamiento de algunas de nuestras grandes empresas o todo el sector de la construcción.
 
Al comparar índices también debemos tener en cuenta otra de sus características. La mayoría de índices miden solamente las variaciones en los precios mientras que otros no descuentan la distribución de dividendos asumiendo que éstos son reinvertidos en su totalidad en el índice. En el primero de los casos hablamos de un Índice de Precios y en el segundo de un Índice Total Return.

Como conclusión, en la búsqueda de la inversión apropiada es muy importante relacionar los objetivos individuales con los mercados, las divisas y los valores intrínsecos de los índices de una forma global. No todos los índices tienen el mismo peso sectorial, ni el mismo carácter cíclico, ni tampoco valoran de igual forma el impacto de factores exógenos (subida de la prima de riesgo, caída de los precios de las materias primas, tensiones políticas, divisa, etc.).


Diego Jiménez Albarracín, responsable de R. Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank.

Disclaimer:
El objetivo de este documento es únicamente proporcionar información  y no constituye consejo de inversión, recomendación, oferta o solicitud.

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin