09 de agosto de 2019

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Llegan las vacaciones: ¿Qué hago con mis inversiones?

Llegan las vacaciones. Es momento de descansar, estar con la familia y los amigos, y por supuesto, olvidarnos de nuestras inversiones. Este año, además, es muy probable que nos vayamos de vacaciones con ganancias en nuestras carteras, dado que hemos tenido un primer semestre del año muy favorable, no sólo en las bolsas, sino también en los activos de renta fija.

Gran parte de estas ganancias se deben al cambio de actitud de los bancos centrales. El crecimiento es débil, sobre todo en Europa, las presiones salariales, prácticamente inexistentes, y además existen nubes claras en el horizonte (guerra comercial, Brexit, Irán) que han llevado a los bancos centrales, de nuevo, a ponerse en modo expansivo. En EEUU, la Reserva Federal ha dejado claro que bajará los tipos de interés en los próximos meses (empezando por este miércoles), pese a que la economía americana sigue en expansión. En la Eurozona, parece que el BCE también está dispuesto a anunciar nuevas medidas de relajación a la vista de lo dicho por Mario Draghi esta semana.

Si, como parece probable, ya se ha conseguido una rentabilidad atractiva, puede ser momento de poner parte de nuestro dinero a refugio, pasando parte de las posiciones de mayor riesgo (renta variable) hacia activos de menor riesgo (fondos más conservadores o fondos mixtos flexibles con gestores altamente cualificados, que sepan evitar sobresaltos en el verano).

No en vano, aunque los bancos centrales están dispuestos a sacar toda su artillería, existe el riesgo de que las medidas no sean tan agresivas como parece haberse descontado por los inversores, con lo que puede haber desengaños. Además, el entorno económico sigue siendo de desaceleración, las tensiones comerciales persisten, pese a que EEUU y China han vuelto a negociar, el Golfo Pérsico es una bomba de relojería, y en el Reino Unido, sabemos que las negociaciones del Brexit no serán fáciles, con Boris Johnson como nuevo primer ministro. Un cocktail, que si bien creemos no implicará fuertes correcciones, sí que puede generar volatilidad y amargarnos las vacaciones.

Proteger nuestra cartera de inversión es por lo tanto vital para disfrutar tranquilamente de nuestro tiempo libre. El periodo estival es una época además de escasa actividad y menos operaciones, lo que redunda en movimientos más bruscos y una mayor volatilidad. Por este motivo, nuestra recomendación sería revisar la cartera antes de las vacaciones y comprobar que está posicionada en los niveles de riesgo que estamos dispuesto a asumir.

Somos especialmente cautelosos con la renta variable, donde las subidas acumuladas han colocado las valoraciones en niveles sólo asumibles en caso de importantes subidas de beneficios, difíciles en este entorno de desaceleración mundial y baja inversión productiva. Dentro de la renta variable, seguimos apostando por EEUU frente a Europa, pues frente a un crecimiento que en la primera todavía es elevado, existen en la segunda problemas específicos (Italia, Brexit) cuya solución es poco probable a corto plazo. En el mundo emergente, la zona asiática sigue ofreciendo mejores perspectivas, sobre todo si finalmente se produce el acuerdo comercial entre EEUU y China. En cuanto a la renta fija, las promesas de rebajas de tipos por parte de los bancos centrales han provocado fuertes rebajas en las rentabilidades de estos activos por lo que la selección será más importante que nunca a la hora de buscar retornos atractivos.

Por último, no te vayas de vacaciones sin agendar una cita con tu gestor personal en septiembre. Una vez terminado el verano, reúnete con él o ella para evaluar el comportamiento que han tenido tus inversiones durante este periodo y para planificar la estrategia que te permitirá conseguir tus objetivos de rentabilidad antes de que acabe el año.

Disclaimer:
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender productos financieros, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: Elaboración propia.
Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.
Deutsche Bank, S.A.E.-RM. Madrid, T.28100, L. 0, F.1, S.8, hojaM506294, inscripción 2, - CIF. A-08000614.

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin