21 de septiembre de 2018

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

El mundo, 10 años después…

El pasado 15 de septiembre se cumplieron 10 años de la caída de Lehman Brothers, un evento que no sólo supuso la mayor quiebra empresarial de la historia de EEUU, sino que también fue el detonante de lo que hoy se conoce como la "Crisis Financiera Global" o la "Gran Recesión". No en vano, sólo en este país, la economía sufrió una caída del -4% del PIB, la mayor desde la Gran Depresión de 1934.

En respuesta a esta situación sin precedentes, se produjo también una respuesta sin precedentes por parte de los gobiernos y bancos centrales. En particular de estos últimos, no sólo realizando agresivas rebajas de tipos, sino también implementando una nueva política de "expansión cuantitativa", consistente en masivas compras de títulos de deuda pública y privada con el fin de facilitar la financiación de la deuda de los distintos agentes económicos. Esta política, muy cuestionada en su momento, pervive en muchos casos hoy en día.

¿Y cómo está el mundo 10 años después? Pues depende de dónde miremos. En EEUU, el panorama es claramente alentador. Con los datos disponibles a día de hoy, todo parece apuntar a que en junio de 2019 la economía americana alcanzará el ciclo expansivo más largo de su historia (se inició en 2010). Es más, el sector inmobiliario, el más afectado por la recesión (-35% de caída en los precios entre los máximos de 2006 y los mínimos de 2012), se ha recuperado con creces (con cerca de un 60% de subida), y se encuentra de nuevo en máximos en gran parte como consecuencia de unos volúmenes de viviendas iniciadas un 40% inferiores a los niveles precrisis. También los activos financieros de este país ofrecen a día de hoy una lectura muy favorable. Las primas de riesgo crediticias, que llegaron a ampliarse a máximos desde la Gran Depresión, están hoy en niveles mínimos históricos, el índice S&P ha ganado un 200% desde el día de la quiebra de Lehman, y de hecho, está muy cerca de máximos históricos, y el sector financiero, el más afectado por la crisis, muestra hoy una situación mucho más saludable, con altos niveles de capital, y con niveles de deuda significativamente más bajos.

Desde el punto de vista europeo, la situación no es tan favorable. Es cierto que también las economías se han recuperado, y que su sector financiero muestra también cifras mucho más saludables, pero apenas se ha avanzado en coordinación fiscal, y en lo monetario, a diferencia de la Fed, apenas ha habido retirada de estímulos. En el caso del BCE, todavía mantiene su programa de compra de deuda (aunque rebajará las compras en octubre, desde 30.000 a 15.000 millones de euros al mes) y, a juicio de las últimas declaraciones de Draghi, no habrá subidas de tipos hasta finales de 2019. Si miramos al Reino Unido, su banco central intenta navegar entre una situación económica bastante débil y una gran incertidumbre ligada al Brexit.

Por último, la Crisis Financiera Global ha dejado, 10 años después, un mundo mucho más endeudado (la deuda mundial asciende a 247 billones de dólares, un 43% más que hace 10 años). Los gobiernos, y, en menor medida, las grandes corporaciones financieras (y no las familias) son los que ostentan la mayor parte de este endeudamiento. Y no sólo este fenómeno se observa en los países desarrollados, sino que también las economías emergentes han experimentado un impresionante crecimiento de su deuda. Como contrapartida, los bancos centrales han acumulado en su balance un elevado volumen de títulos de deuda (el caso extremo es el del Banco de Japón, que tiene hoy en su balance el 44% de los bonos emitidos por el gobierno de este país).

En resumen, 10 años después de la Crisis Financiera Global, la economía mundial se ha recuperado, pero sus consecuencias todavía perviven en nuestras vidas. Un 15% de los bonos mundiales muestran hoy rentabilidades negativas, los niveles de deuda mundial son demasiado elevados, los bancos centrales tienen en sus balances una cantidad enorme de bonos de gobiernos y empresas, y hemos pasado de un mundo global a un mundo con cada vez más medidas proteccionistas. La normalización de muchos de estos factores ya se ha iniciado, pero las tensiones comerciales entre EEUU y China abren, de nuevo, un foco de volatilidad que probablemente dificulte su resolución…

Disclaimer:
Centro de Inversiones DB: rosa.duce@db.com
La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información.
Fuentes: Deutsche Bank Investment Center y elaboración propia.
Autoridad Supervisora: Comision Nacional del Mercado de Valores (CNMV)
© Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E.. © 2018 Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF. A-08000614. Autoridad supervisora: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin