27 de enero de 2017

Perspectivas para 2017. Todas las miradas hacia EE.UU.

Tan sólo unos días en el cargo, y el nuevo presidente Donald Trump sigue en boca de todos los inversores. Sobre todo porque sus primeras prioridades parecen haber dejado para después las medidas que más gustaban a los inversores (más gasto público para infraestructuras, rebajas de impuestos) y sitúan en cambio en la primera línea de fuego sus medidas más controvertidas: el famoso muro con México, el desmantelamiento del programa sanitario conocido como Obamacare, o las medidas proteccionistas.

A apenas un mes de la su cita doméstica más importante (el día 21 de febrero, con el Discurso sobre el Estado de la Unión), los inversores parecen estar más bien en compás de esperar para conocer en qué queda su agresiva propuesta sobre rebajas impuestos a las empresas, o , sus promesas de menos impuestos a las familias, o sus grandes inversiones. Esto hace que sean reticentes a incrementar sus posiciones en bolsa. De ahí el comportamiento de los mercados en estas primeras semanas de enero. 

Nuestros analistas, sin embargo, son positivos. Siguen apostando por rebajas de impuestos que llegarán previsiblemente primero a las familias (aquí tiene el pleno apoyo de la mayoría republicana en ambas Cámaras), y posteriormente, de cara al verano, para las empresas. También antes del verano podría avanzar en sus planes de desregulación financiera, en particular, en el desmantelamiento de la Ley Dodd-Frank, considerada la regulación más agresiva del sistema bancario en EEUU desde la Gran Depresión. Hay que tener en cuenta que, dada la complejidad de esta Ley, todavía se están trasponiendo muchas de esta normativa al sector financiero, por lo que se podría dar marcha atrás fácilmente en algunas de estas propuestas. Teniendo en cuenta todas estas medidas, deberíamos ver una aceleración del crecimiento económico del país (se espera que a cierre de año el PIB crezca en términos anualizados más de un 3,55), y también los beneficios empresariales, lo que favorecería a las bolsas.

En cuanto a la reducción de los impuestos a las empresas, que según la propuesta de Trump, podría bajar la imposición sobre las mismas desde el 35% al 15%, puede llevar más tiempo (probablemente no se podrá aprobar hasta el último trimestre). Primero, porque no parece que el presidente cuente todavía con el apoyo de todo el partido republicano, por lo que el paso por ambas Cámaras del Congreso puede complicarse. Y segundo, porque dicha rebaja debería ir ligada a la medida estrella del presidente en su campaña: la intención de fomentar la vuelta a las empresas americanas que, como consecuencia de la alta imposición han decidido trasladar su negocio fuera de su país. Su promesa: permitir a estas empresas pagar un tipo de tan sólo el 10%, con lo que podría producirse la repatriación a EEUU de hasta 200.000 millones de dólares. El dinero conseguido con estas rebajas de impuestos  podría dedicarse además a financiar otra de las cinco propuestas de Donald Trump: el agresivo plan de infraestructuras.

Por último, quedan las medidas proteccionistas, lo que más preocupa a sus principales socios comerciales. La propuesta del presidente es sencilla: gravar las importaciones de las empresas americanas con el impuesto de sociedades habitual, y eliminar dicho gravamen sobre las empresas exportadoras. Algo que, a priori, no está claro que sea posible bajo las reglas de la Organización Mundial de Comercio. Mucho se va a debatir, por tanto, durante estos temas los próximos meses. De momento, las declaraciones y los primeros actos del nuevo presidente siguen siendo bastante agresivas. Se ha retirado ya del TPP (el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica), acuerdo por el que 12 (ahora 11) países de la zona del Pacífico intentan facilitar sus intercambios comerciales (no incluye a China). Ha declarado que en los próximos días se reunirá con el presidente de México y Canadá, para renegociar el NAFTA, y además, se ha reunido con Theresa May para ayudarla en sus negociaciones comerciales post-Brexit.

Como resumen, mucho se espera del nuevo presidente, sobre todo, que confirme con sus rebajas de impuestos y su programa de gasto público las expectativas de mayor crecimiento en EEUU. Nuestros analistas confían que así sea, de ahí que mantengan una visión positiva para los mercados para este nuevo año.

Disclaimer:La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin