5 de junio de 2015

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿De verdad necesito un seguro de vida?

infografía que acompaña al articulo de espacio de finanzas sobre Seguros de VidaLa muerte en occidente es un tema tabú, nos produce alergia hablar de ella. Pero en el caso de ocurrir lo peor... lo mejor es estar bien cubierto, y garantizar que no dejamos a nuestros familiares cargas económicas difíciles de llevar. ¿A través de qué producto financiero podemos hacerlo? La respuesta es un seguro de vida, tan solo deberemos tener en cuenta tres factores determinantes: nuestra situación económica y créditos pendientes, las personas a nuestro cargo, y los riesgos a los que estamos expuestos.

Se dice que a partir de los 30-35 años deberíamos plantearnos contratar un seguro de vida porque es cuando nuestras responsabilidades económicas suelen ir en aumento y tenemos una familia por la que nos preocupamos.  ¿Tenemos ya una hipoteca o préstamos pendientes de pago? Si nosotros no estamos, nuestras deudas recaerán en nuestra familia si no estamos asegurados. Por eso es una práctica habitual al firmar una hipoteca contratar un seguro de vida, para que en caso de fallecimiento y, en ocasiones de invalidez, nuestra deuda con el banco quede saldada.

Pero, además de estos seguros vinculados a préstamos hipotecarios y personales, también existen los seguros de vida “libres”, una modalidad que podemos contratar en cualquier momento y que, además del fallecimiento, suelen cubrir la invalidez permanente y absoluta. Dado que existe una gran variedad de seguros libres, debemos buscar el mejor seguro teniendo en cuenta sus coberturas y los servicios adicionales que ofrezcan como, por ejemplo, el acceso a una segunda opinión médica o que esté incluido dentro del precio la elaboración del testamento.

Y ¿cuánto capital debemos asegurar? Lo aconsejable es, como mínimo, asegurar un capital equivalente a tres anualidades de sueldo bruto. ¿Y el máximo? Esa cifra debe incrementarse teniendo en cuenta nuestras necesidades  reales: deudas pendientes, uso habitual de tarjeta, personas a nuestro cargo, gastos en formación para nuestros hijos, coste de mantener nuestro nivel de vida…Hay que tener en cuenta que las aseguradoras no permiten que nos aseguremos por ejemplo por un millón de euros si no disponemos de ese patrimonio.

Además, debemos saber que podremos mantener nuestro seguro hasta los 60 o 65 normalmente, según el producto y la aseguradora.

Por último, no olvidemos los riesgos que asumimos en nuestro día a día, en nuestra profesión o si practicamos algún deporte de aventura. No podemos predecir la muerte o una situación de invalidez, pero sí podemos prevenir el futuro económico de nuestra familia y de nosotros mismos.

Contratar un seguro de vida es un ejercicio de generosidad y de responsabilidad hacia las personas que más queremos.

 

 

Disclaimer:

La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de un producto. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin