16 de septiembre de 2016

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿Cómo están los mercados tras las vacaciones?

El verano de 2016 será recordado como uno de los pocos en los que el comportamiento ha sido mejor, y no peor, de lo esperado. Los efectos del Sí en el Reino Unido al Brexit sobre los datos económicos tanto de este país como del resto de la UE no han aparecido, la temporada de resultados empresariales del segundo trimestre se ha cerrado con un balance negativo, pero menor de lo esperado, los stress test del sector bancario conocidos a finales de julio han sido mejores de lo previsto, y los inversores parecen dar por descontada la tan temida subida de tipos de la Fed, pues esperan que la misma sea moderada. Tan sólo el crudo ha generado algo más de volatilidad, pero la caída en su precio no ha impedido que, a cierre de agosto, la bolsa americana se haya situado muy cerca de los máximos históricos. Y las bolsas europeas han seguido esta tendencia positiva.

Lamentablemente, la vuelta de vacaciones ha traído de nuevo incertidumbre. Cada vez más se está poniendo en cuestión la efectividad de la política de expansión de los bancos centrales, llegando en algunos casos, como Japón, a especularse sobre una potencial rebaja en el programa de compras de deuda en las próximas semanas. No hay que olvidar además el efecto negativo que sobre el negocio bancario supone la política de tipos cero. Si a ello  unimos la clara voluntad de la Fed de subir los tipos antes de final de año, el resultado es una subida generalizada en las primeras dos semanas de septiembre de las rentabilidades de los activos de deuda a más largo plazo, algo que ha sembrado de dudas a los inversores. Preocupa cómo las empresas conseguirán generar beneficios sin las facilidades de financiación de los bancos centrales en un entorno de crecimiento que, al menos en los países desarrollados, se prevé más bajo en el próximo año.

Desde el G20 se avisa también de la necesidad de complementar las actuales políticas monetarias ultra expansivas con medidas de política fiscal y con reformas estructurales. El propio presidente chino comentó en la última reunión de inicios de septiembre de los principales líderes mundiales la complicada situación de la economía mundial. A su juicio, los motores de crecimiento derivados del progreso tecnológico se están agotando, y la nueva ola de tecnología en ciernes (ligada sobre todo a los contenidos colgados en la nube) todavía está en una primera fase de desarrollo. Además, no hay que olvidar la necesidad de buscar un nuevo modelo de crecimiento inclusivo, en los que la globalización suponga un beneficio para toda la población mundial. Sólo así se evitarán problemas políticos a futuro.

Y hay muchos frentes políticos ya abiertos. El primero, el próximo referéndum sobre la reforma del Senado en Italia. Un resultado negativo a dicha reforma podría poner en entredicho el gobierno Renzi, lo que implicaría aplazar las reformas estructurales que necesita el país para salir de su actual estancamiento. En noviembre se realizarán las elecciones presidenciales en EEUU, y en 2017, elecciones generales en Francia y Alemania. Además, no hay que olvidar las negociaciones con el Reino Unido, que teóricamente (según ha asegurado Theresa May) debería pedir oficialmente la salida de la UE el próximo año. Aunque de momento no hemos visto efectos económicos del Brexit sobre la UE, los mismos se producirán a medio plazo (caída de la inversión, del comercio bilateral, del consumo, etc.)

En resumen, hemos pasado un verano afortunadamente mejor de lo esperado, pero lamentablemente el otoño se presenta con muchos focos de incertidumbre abierto, tanto en lo económico como en lo político. Mucha cautela a la hora de realizar decisiones de inversión.

Rosa Duce,  Economista Jefe de Deutsche Bank.

Disclaimer:La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Economía

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin