21 de agosto de 2015

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿Cómo iniciarse en el running?

Al “salir a correr” de toda la vida, ahora lo llamamos “running”. Y está de moda, tanto que es ya el cuarto deporte más practicado en nuestro país. Y además se trata de una moda saludable: quema calorías, disminuye el tejido graso, previene la pérdida de tejido óseo, mejora la circulación y el sistema inmune y alivia el estrés, entre muchos otros beneficios. Además se puede practicar en cualquier momento o lugar.

Además, es un deporte relativamente económico, aunque todo dependerá del equipamiento que quieras llevar y de los lugares donde quieras practicarlo, claro está. 

Pero, lo básico para empezar a correr, son unas zapatillas y ropa adecuada. Ni más ni menos.

  • Las zapatillas: Son claves para empezar evitar rozaduras y lesiones. Si ya tienes claro cuál es tu modelo ideal y tu número, las puedes comprar por Internet; pero si te estás iniciando en este deporte, es preferible acudir a una tienda especializada para que te hagan un análisis de la pisada y las pruebes antes de comprarlas. Ojo, las hay de muchos precios y pueden llegar a ser muy sofisticadas. Para comenzar busca algo cómodo y de precio medio. Por menos de 100 euros encontrarás una buena opción. Recuerda que lo ideal es lavarlas a mano y que no debes dejarlas secándose al sol o junto a un radiador porque se cuartearían. Es importante airarlas tras cada uso.

    Deberás cambiarlas a menudo: cuando rebasen los 1.000 kilómetros, o cuando en la zona de la mediasuela observes pequeñas grietas o estrías. Esto significa que la zapatilla ha perdido sus propiedades de amortiguación.

  • La ropa: Es recomendable el tejido técnico y transpirable, y tanto la camiseta como los pantalones deben ser cómodos, adecuados a nuestra talla y adaptados a la climatología. Ten disponibles varias opciones para los días de calor, de frío o de lluvia.

    Si hace frío, nos podemos equipar con ropa térmica, además de varias capas de ropa, gorro, guantes y cubre cuello.

Cuando estés equipado y salgas a la calle, ¡recuerda que antes de correr debes calentar, hacer los estiramientos e hidratarte (antes, durante y después)!

Según tus gustos y posibilidades geográficas, podrás correr sobre asfalto o montaña (el llamado trail running), pero deberás tener en cuenta que la preparación para el trail running requiere más tiempo y las zapatillas necesarias son diferentes, ya que necesitan un tipo de suela con mejor agarre que las tradicionales.

Si quieres iniciarte en este deporte y no sabes muy bien por dónde empezar, puedes apuntarte a un club de running. Muchas tiendas especializadas te ofrecerán contactos. Estos clubes ofrecen planes de entrenamiento semanales con los que aprenderás a entrenar, correrás en compañía y mejorarás tu estado de forma y de ánimo.  Además podrás participar en competiciones y medir tus avances.

Ya verás que al correr liberamos endorfinas, lo que produce una agradable sensación de bienestar. Así que… buena salud, felicidad... ¿Qué más podemos pedirle al running? ¡A correr!

Foto: Albertus van Niekerk

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin