22 de diciembre de 2016

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Cinco preguntas que hacer antes de contratar un plan de pensiones

En los dos últimos meses del año se concentra la mayor parte de las contrataciones y aportaciones a planes de pensiones, pero una inversión tan a largo plazo debe tomarse a conciencia. Es importante no invertir en un producto del que no entendamos todas las características ni sus principales riesgos asociados. El objetivo de tener un plan de pensiones es conseguir un suplemento para la pensión pública, mediante un producto financiero que debe adaptarse a la estrategia de ahorro e inversión del cliente. El ahorrador no puede quedarse con ninguna duda respecto al producto en sí, a sus características o a su adecuación a sus necesidades, por lo que el asesoramiento financiero de calidad es esencial. Por este motivo, recomienda realizar cinco preguntas clave antes de contratar un plan de pensiones:

1. ¿Cómo sé si este plan me conviene?

Antes de contratar un plan de pensiones, hay que explicar muy bien al asesor los diferentes objetivos de ahorro e inversión, y haber calculado el capital que se va a necesitar en el momento de la jubilación. El asesor debería dejar claro por qué un determinado producto responde a estos objetivos y necesidades. Como norma general, la inversión en planes debe ser más conservadora cuanto más cerca esté del momento de la jubilación. Asegúrate de saber en qué escenarios podrías perder dinero y qué volatilidad puedes asumir. Averigua qué rentabilidades ha ofrecido el plan en el pasado. Aunque una máxima importante a la hora de invertir es que “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”, un buen comportamiento del plan es indicativo del saber hacer de sus gestores.

2. ¿Cómo debo realizar las aportaciones?

Es importante organizar las aportaciones de forma coherente y disciplinada. La escasa planificación de las inversiones hace que en diciembre se busquen opciones de inversión fiscalmente rentables de cara a la próxima declaración de la renta. Pero al hacer una aportación puntual y en el último periodo se pierde la rentabilidad potencialmente adquirida durante el año. Se recomienda aportar de forma periódica, y no de un solo golpe. De esta forma, el capital irá revalorizándose poco a poco durante más tiempo, y se suavizarán, además, los altibajos que se pudieran producir en el mercado.

3. ¿Cada cuánto debo revisar la cartera?

Este seguimiento puede ser anual o en el momento en que cambien las circunstancias personales. El inversor debe asegurarse de que, con el paso del tiempo, el plan de pensiones se sigue adaptando a su horizonte temporal, a sus necesidades, a la situación del mercado, a su perfil de riesgo y a las perspectivas de comportamiento que tenía el plan en el momento de contratar. Por ello, es importante contar con un asesoramiento financiero de calidad.

Las perspectivas de comportamiento no son lo mismo que la rentabilidad. Un inversor joven puede asumir volatilidad en su cartera. Un inversor cercano a la edad de jubilación no debería exponerse a la volatilidad de la bolsa: si tiene una cartera con mucha renta variable, aunque tenga una alta rentabilidad, puede no ser adecuada a sus necesidades.

Para facilitar esta adaptación en el tiempo se han creado los planes de pensiones de ciclo de vida, que adaptan la inversión de forma automática al grado de riesgo que puede asumir el ahorrador a medida que se acerca el momento de la jubilación.

4. A nivel fiscal, ¿qué beneficios tengo si contrato un plan de pensiones?

La fiscalidad de los planes de pensiones presenta condiciones atractivas para los ahorradores. Las aportaciones a planes reducen la base liquidable general del IRPF, con el límite de 8.000 euros anuales o del 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas. Así, permiten diferir el pago del impuesto de la renta hasta el momento del rescate. Los planes de pensiones y los planes de previsión asegurados (PPA) son los únicos productos de ahorro a largo plazo que tienen ventajas fiscales en el momento de realizar el ahorro.

5. ¿Qué comisiones tienen los planes y cuándo se pagan?

Actualmente existen dos tipos de comisiones que se aplican a los planes de pensiones, la de gestión y la de depósito. La legislación actual española establece una comisión anual máxima de gestión del 1,5% del patrimonio del plan de pensiones y una comisión de depósito máxima del 0,25%.

Lo adecuado es buscar un equilibrio entre rentabilidad y comisiones. Un plan de pensiones con bajas comisiones pero rentabilidad escasa puede suponerle al ahorrador una pérdida de patrimonio.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.

Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: