21 de abril de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿Cómo proteger tus datos financieros?

Cada día aumenta el número de transacciones financieras que realizamos a través de medios electrónicos, como por ejemplo Apps o banca online. Es cierto que se ha conseguido un importante ahorro en costes, tiempo y eficiencia, tanto para clientes como para la propia la entidad financiera, pero, en contrapartida, también han aumentado los intentos de aprovechar esta información de forma fraudulenta.

Nuestros datos financieros son la llave de acceso a nuestras cuentas bancarias, a  utilizar nuestras tarjetas para compras online e, incluso, a solicitar financiación para nuestros proyectos. Por todo ello, es fundamental proteger esta información ante posibles ataques informáticos.

Ten precaución a la hora de compartir datos básicos como:

  • Todos los datos de tus tarjetas de crédito y débito: PIN de la tarjeta, número de la tarjeta o PAN, fecha de caducidad y número de seguridad que figura en la parte posterior (CVV).


  • Datos de acceso a la Banca online: Número de usuario, contraseña y firma digital o clave de coordenadas.
  • Datos bancarios: Número de cuenta.
  • Información personal: Nombre, teléfono, DNI….

Si utilizas tarjetas virtuales para realizar pagos con el móvil, no olvides tener controlado tu dispositivo en todo momento.

¿Cómo pueden apropiarse de tus datos?

Una forma muy común de intentar apropiarse de estos datos es a través del phishing.

Este fraude consiste en el envío de correos electrónicos fingiendo ser tu banco, en los que te solicitan verificar o actualizar tus datos de seguridad, para lo cual te facilitan un enlace a una página web. Si pinchas ese enlace, abrirás una página web que, aunque puede aparentar ser idéntica a la de tu banco  (nombre, logotipo, etc…), es en realidad una falsificación. Si introduces tus datos personales, estarás facilitando la información necesaria para que accedan a tu cuenta bancaria y puedan disponer de tu dinero.

Es importante que tengas en cuenta que:

  • Un Banco nunca envía correos solicitando información personal.
  • Jamás accedas a banca online a través de un enlace recibido en un correo electrónico.
  • Contacta, lo antes posible, con tu banco si recibes cualquier notificación sospechosa, o si has facilitado algún tipo de información.  

El phishing o suplantación de identidad no es sólo exclusivo de las entidades financieras. Otros emails falsos están relacionados con sitios de comercio electrónico o redes sociales y buscan conseguir tu información privada. Si recibes alguno, lo mejor que puedes hacer es ignorarlos y borrarlos. Si detectas que se trata de phishing y accedes proporcionando datos falsos, quizás permites la instalación de software espía (spyware) que posteriormente intentará hacerse con las claves cuando accedas a la web de tu banco.

Desconfía de los correos catastróficos que solicitan acciones inmediatas e inesperadas y de las llamadas telefónicas de terceros que intentan obtener información o datos personales.

En general, ¿qué precauciones debes tener a la hora de utilizar banca online?

Las entidades financieras realizan importantes esfuerzos en seguridad para minimizar este tipo de fraudes, pero también es fundamental que como usuario tomes también ciertas precauciones, como por ejemplo tener tus equipos protegidos y actualizados. Ten en cuenta que cada día es más frecuente el uso de otros dispositivos como smartphones o tablets, es un error creer que estos dispositivos son inmunes a todos los riesgos, todo lo contrario. No sólo la pérdida o la posibilidad de sustracción son mayores, también van en aumento los ataques específicos a estos dispositivos para hacerse con información clave. Por ello, te recomendamos sigas a rajatabla los siguientes consejos de seguridad:

  • Tener instalado y actualizado un software de seguridad que incluya: antivirus, firewall y anti-spyware. Es conveniente asegurarte de que tu antivirus se actualiza de manera automática.
  • Disponer de un sistema operativo actualizado con los últimos cambios de seguridad.
  • Revise las preferencias de seguridad del navegador que utilice.
  • No dejar las claves de acceso fácilmente localizables: cerca del ordenador, en la agenda…
  • No utilizar la misma clave en banca online que en otros sitios menos seguros como cuentas de correo o acceso a otras webs. Si se hacen con ella, la probarán en todos los accesos.
  • Tras finalizar el acceso a un banco, cerrar siempre la sesión. No utilizar la opción de recordar contraseñas salvo en ordenadores propios, de uso exclusivo, en el que tengamos además otros mecanismos de seguridad.
  • Verificar que la web sea realmente la de Banca online y que funciona bajo una conexión segura. De ser así, tendrá un candado o llave y en la barra de direcciones aparecerá a https://..., en lugar de http://...

La digitalización de la banca nos ofrece enormes posibilidades y muchas ventajas que aumentarán en el futuro. Esta tendencia supondrá nuevos riesgos y nuevos métodos fraudulentos para intentar acceder a nuestros datos, pero también el desarrollo de nuevas herramientas y consejos, para saber cómo evitarlos.

Disclaimer: Información desarrollada por Deutsche Bank SAE con el objetivo de apoyar el conocimiento a clientes de servicios financieros.

Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2



Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

Deutsche Bank España
en Twitter

Si te ha gustado, compártelo: