Tendencias & Actualidad - 10 de junio de 2021

¿Van a convivir las criptomonedas privadas con las monedas digitales oficiales?

Los bancos centrales y gobiernos de todo el mundo ya están preparándose para un futuro donde la versión digital de sus monedas oficiales tendrá que convivir con activos como bitcoin.

Como recuerda el informe CIO Special de abril de Deutsche Bank1, las instituciones públicas de las principales economías mundiales sondean el terreno para que sus bancos centrales también emitan divisas virtuales oficiales. Es más, China ya ha probado2 en varios proyectos piloto masivos su moneda digital de pago electrónico, Suecia podría lanzar su e-Krona en 2022 o 2023 y Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha declarado que el euro digital podría llegar en los próximos cinco años3.

Las divisas virtuales oficiales presentan, en principio, muchas ventajas. La primera es la comodidad para la población en general y, muy especialmente, si vive en países emergentes y con acceso limitado a cuentas bancarias y servicios financieros. En segundo lugar, la reducción del uso del efectivo también debería ayudar a los gobiernos a combatir más fácilmente la economía sumergida o la financiación de actividades delictivas.

Según el informe CIO Special de abril de Deutsche Bank4, la política monetaria y fiscal podría tener objetivos mucho más específicos y, en consecuencia, ser más eficiente. La introducción de las divisas oficiales digitales, junto con el uso de la tecnología de cadena de bloques, mejoraría la transparencia y la trazabilidad de las transacciones.
Los estados controlarían, de este modo, con más precisión las transferencias de dinero público a ciudadanos y empresas, que podrían combinarse con un propósito determinado o vincularse a los llamados «contratos inteligentes», que se ejecutan automáticamente y en los que las cláusulas están integradas directamente en las líneas de código.

Por su parte, las criptomonedas privadas como bitcoin han experimentado una nueva oleada de interés. Así, los precios de las más destacadas han escalado a máximos históricos en los últimos meses y empresas como Tesla5 y —mucho más relevante en este caso— Paypal6 han anunciado que aceptarán criptomonedas como medio de pago. En paralelo, Facebook (con sus más de 2.700 millones de usuarios) parece decidida7 a introducir una divisa virtual referenciada al dólar.

Las criptomonedas privadas son más útiles y creíbles para los inversores cuanto más líquidas son y más usuarios poseen, porque su elevada volatilidad está muy relacionada con su escasez: existen cantidades limitadas disponibles para comprar o vender en el mercado.

Sin embargo, los incentivos para usarlas están aumentando. Cuanto más fácil resulta acceder a este tipo de activos, más asignan los inversores una parte de su dinero a criptomonedas. Ahora mismo, hasta las entidades financieras tradicionales ofrecen servicios para custodiarlas.

Adicionalmente, dada la creciente oferta de vehículos de inversión (desde carteras a futuros, pasando por ETF y fondos a gran escala), es probable que las criptomonedas atraigan más dinero de los inversores tanto institucionales como minoristas, lo que podría diversificar el mercado. En febrero de 2021, la capitalización de bitcoin superó por primera vez el billón de dólares8 al mismo tiempo que la capitalización de otras criptomonedas batía los 1.000 millones de dólares.

Por último, algunos datos indican que, especialmente durante los mercados alcistas recientes, la rentabilidad de ciertas criptomonedas (bitcoin sería un ejemplo destacado) no ha estado generalmente correlacionada con la de los activos de riesgo (como la renta variable). En parte por eso algunos inversores opinan que podrían servirles para diversificar sus carteras o como protección contra la inflación o el riesgo de cola.

Enormes desafíos pendientes

A pesar de las perspectivas favorables para las criptomonedas y las divisas oficiales digitales, lo cierto es que todavía quedan muchas incógnitas por despejar. Hay que ser muy cautos.

Para empezar, advierte el informe CIO Special de abril de Deutsche Bank9, la tasa de adopción social de una moneda realmente digital podría depender, en última instancia, de la preferencia por la privacidad frente a la comodidad. Los billetes bancarios y las monedas reducen enormemente la huella digital, porque una transacción en efectivo no genera datos digitales. En cambio, las transacciones en monedas digitales, aunque son cómodas, pueden ser rastreadas.

Además, y ya desde el punto de vista de la arquitectura de una divisa digital oficial, aún no se ha decidido ni la tecnología que debería articularla ni si los bancos centrales prefieren un sistema de gobernanza centralizado o descentralizado.

En cuanto a las criptomonedas privadas, hay que decir que arrastran un riesgo fundamental: no tienen el soporte de los bancos centrales. su elevada volatilidad reduce su utilidad como valor refugio10 y la acumulación de bitcoins por parte de algunos inversores institucionales ha pasado a ser problemática en sí misma, exacerbando las dificultades que ya existían a la hora de ajustar una oferta fija con una demanda dinámica, especialmente en tiempos de crisis. Esto aumenta la probabilidad de grandes fluctuaciones de precios.

Con las mayores entradas de capitales de los inversores institucionales hacia las criptomonedas, seguramente seguirá existiendo el riesgo de una elevada volatilidad en el futuro en un contexto donde no está claro si las criptomonedas merecen ser denominadas «moneda» o si son más parecidas a una materia prima o una red. Tampoco sabemos cuál es el valor intrínseco fundamental (si lo tienen) de las criptomonedas privadas y, por eso, resulta extremadamente difícil identificar y prevenir las burbujas. Hay hasta cinco formas principales (y muy diferentes) de calcular su valoración. 

En paralelo, como las transacciones se efectúan en zonas grises que no están debidamente reguladas, también nos enfrentamos a un elevado riesgo de manipulación de precios. Otro problema para los usuarios de criptomonedas procede de la identificación de sus cuentas de activos digitales (las denominadas «carteras»). Es verdad que los costes de transacción pueden ser menores si eliminamos el papel de la institución de pagos, pero también lo es que entonces los riesgos aumentan si se piratean las cuentas o se olvidan las contraseñas, con posibles consecuencias para el patrimonio de la persona.

Una convivencia más que probable

Según el informe CIO Special de abril de Deutsche Bank11, las criptomonedas privadas (de una forma u otra) han venido para quedarse, aunque, recordémoslo una vez más, no tienen el soporte de los bancos centrales y eso es un riesgo fundamental.

Cuanto más tiempo sobrevivan las criptomonedas, más aumentará su solidez y credibilidad gracias a los efectos de red que describía la ley Metcalfe12. A medida que haya cierta estabilidad en sus precios, el uso de las criptomonedas para el intercambio de bienes y servicios podría aumentar, siempre y cuando los bancos centrales no hayan introducido sus propias monedas digitales.

Dicho esto, la introducción generalizada de divisas oficiales digitales, acompañada de una mayor regulación de las criptomonedas, podría crear un entorno más difícil para éstas, ya que algunas de sus ventajas con respecto a los activos financieros tradicionales se disiparían a más largo plazo. Las criptomonedas podrían sobrevivir, advierte el informe, pero la creciente diferenciación basada en los distintos modelos de negocio y utilidad se convertiría, muy probablemente, en el parámetro clave de su sostenibilidad.

 

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información".
Fuentes: Elaboración propia.Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aún citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2021 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española. All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614

 

1 https://deutschewealth.com/en/our_perspective/cio-specials/a-tale-of-two-siblings-cryptocurrencies-and-CBDC.html
  2https://www.cnbc.com/2021/02/24/chinese-city-chengdu-launches-6-million-digital-currency-test.html
  3https://uk.finance.yahoo.com/news/digital-euro-could-happen-within-135919596.html
  4https://deutschewealth.com/en/our_perspective/cio-specials/a-tale-of-two-siblings-cryptocurrencies-and-CBDC.html
  5https://www.bbc.com/news/technology-56508568
  6https://www.theverge.com/2021/3/30/22357246/paypal-buy-with-bitcoin-litecoin-ethereum-crypto-checkout
  7https://www.cnbc.com/2021/04/20/facebook-backed-diem-aims-to-launch-digital-currency-pilot-in-2021.html
  8https://www.cnbc.com/2021/02/19/bitcoin-hits-1-trillion-in-market-value-as-cryptocurrency-surge-continues.html
  9https://deutschewealth.com/en/our_perspective/cio-specials/a-tale-of-two-siblings-cryptocurrencies-and-CBDC.html
  10https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1544612320304244
  11https://deutschewealth.com/en/our_perspective/cio-specials/a-tale-of-two-siblings-cryptocurrencies-and-CBDC.html
  12https://hipertextual.com/2015/04/ley-metcalfe