23 de diciembre de 2020

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Perspectivas 2021
Movimientos tectónicos

Nuestra principal esperanza de cara al 2021 es que podamos dejar atrás la pandemia del coronavirus. La distribución de las vacunas podría convertir esta esperanza en una realidad. Sin embargo, el debate respecto a la respuesta política a esta pandemia y a sus consecuencias sociales y económicas se prolongará posiblemente durante algunos años. Comprender el porqué de las grandes crisis lleva su tiempo. Sin ir más lejos, hoy, nueve décadas después, los economistas académicos siguen debatiendo la gestión y consecuencias de la Gran Depresión.

Dicho esto, a medida que avanzamos hacia el 2021, no podemos esperar a contar con un análisis completo, sino que necesitamos un primer marco que nos permita empezar a considerar cuáles serán las consecuencias del coronavirus desde un punto de vista económico, social y de inversiones.
Para ello, hemos partido de cuatro diferentes perspectivas sobre lo que ha supuesto esta crisis. Así pues, abordaremos este tema desde la perspectiva de las personas, las empresas, la política económica y el nuevo orden mundial. Las consecuencias políticas, económicas y de inversión de la pandemia parecen muy distintas cuando se analizan desde cada una de estas cuatro perspectivas. Nuestra prioridad inmediata no es únicamente identificar las consecuencias, sino valorar su grado de reversibilidad de cara al 2021. (Por ejemplo, ¿volverán los trabajadores cualificados a sus oficinas?)
Sin embargo, si bien es importante tener una visión a corto plazo de la recuperación, debemos hacer asimismo una lectura de la pandemia y sus consecuencias a más largo plazo, teniendo en mente un horizonte más amplio.  Además de generar nuevos problemas, la pandemia también ha acelerado o exacerbado muchas tendencias económicas y de inversión preexistentes. Y en estas tendencias se reafirman las «4Ds» siguientes: divergencia de ingresos, o lo que es lo mismo progreso económico de unas economías frente a otras; la digitalización y sus efectos en la forma de actuar y funcionar de las personas, empresas y gobiernos; la demografía, dado que los cambios preexistentes a largo plazo en la distribución de la población están cambiando las prioridades económicas y políticas; la deuda - tanto pública (a medida que aumenta el déficit fiscal gubernamental) como privada.

Considerar el coronavirus en un contexto a largo plazo tiene dos implicaciones importantes en materia de inversión.

1. Si se considera no solo desde el punto de vista de una recuperación a corto plazo, sino también como una respuesta a los cambios estructurales que se están produciendo en las relaciones económicas y de inversión (los «movimientos tectónicos» de nuestra portada), entonces la respuesta de inversión debe ser no sólo táctica sino también estratégica nuestra opinión, el mejor camino a seguir es un proceso de asignación estratégica de activos (SAA) que pueda tanto comprender las cambiantes relaciones entre las clases de activos como reducir la incertidumbre respecto a su desarrollo futuro.

2. Tanto en el caso de la inversión SAA como en inversiones satélite en las carteras, pensamos que debemos invertir en temas clave que desempeñarán un papel cada vez más importante en el desarrollo global. Según hemos comentado, hemos desarrollado temas clave desde el 2017 y actualmente contamos con diez temas que se enmarcan dentro de un triángulo acotado por la tecnología, la demografía y la sostenibilidad (TED, por sus siglas en inglés). Por las razones comentadas, la sostenibilidad del mundo en el que vivimos - a menudo bajo la forma de una inversión ESG - será un tema cada más recurrente en los años venideros. Por nuestra parte, este año hemos ahondado en el tema de la sostenibilidad lanzando un nuevo tema a largo plazo sobre la economía azul. Otros temas clave de particular relevancia en 2021 podrían ser ciberseguridad, 5G, salud, millennials y gestión de los recursos.

Más información

Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información. Fuentes: Elaboración propia © Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2020 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española. All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin