29 de marzo de 2021

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

2021: la lucha por la sostenibilidad se está acelerando

Al presidente americano, Joe Biden, no le hizo falta más que una semana de mandato para avanzar decisivamente, en enero, hacia la transición ecológica. La urgencia del desafío quedó clara tanto en el lenguaje del presidente, que calificó el calentamiento como una “amenaza existencial1”, como en la batería de medidas que lanzó. 

Gracias a ellas, Estados Unidos ha regresado2 al Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, piedra angular para recortar las emisiones en todo el planeta. Y no solo eso:  el inquilino de la Casa Blanca también ha prometido que el sector eléctrico americano será neutro en emisiones de CO2 en 2035 y que espera que la economía nacional en su conjunto lo sea en 2050.

Más a corto plazo3, Biden ha frenado y sometido a revisión desde ya todas las perforaciones de petróleo y gas en terrenos federales, ha cancelado4 los permisos para el gigantesco oleoducto Keystone XL, ha impulsado la eliminación de los subsidios de los combustibles fósiles y ha ordenado que la enorme flota de automóviles y camiones propiedad del Gobierno sea eléctrica.

Por si eso fuera poco, el próximo 23 de abril, el Día de la Tierra, el presidente estadounidense ha convocado una gran cumbre climática internacional. El objetivo es anunciar los objetivos americanos de reducción de emisiones para 2030, renovar el impulso mundial en la batalla por la sostenibilidad y poner de relevancia los pactos verdes de la Unión Europea y Estados Unidos. 

Los pactos verdes son grandes iniciativas que prevén inversiones millonarias y reformas a largo plazo para catapultar la sostenibilidad. La idea es compatibilizar la lucha contra el calentamiento con el bienestar de la clase media y el empleo de calidad. Además de la financiación prevista en los pactos, la transición ecológica también recibirá una parte del dinero de los planes de estímulo contra la crisis pandémica. Por ejemplo, la Unión Europea va a dedicar 550.000 millones de euros5 a distintos proyectos de reducción de emisiones en los próximos seis años.

Por todo ello, cabe considerar el próximo 23 de abril como el día en el que se escenificará el gran salto adelante que está dando el mundo en la lucha contra el cambio climático. Esa inminente gran cumbre internacional, además, servirá de acicate para potencias industriales como China o India.

Y aquí no solo hablamos de sumarse al compromiso con el planeta. Los emergentes quieren contar también con un vibrante sector verde y ser el hogar de las multinacionales que lo lideren: eso es lo que explica, entre otras cosas, el liderazgo de China6 en movilidad sostenible.   

Sin embargo, para que los países (y la humanidad) cumplan con los objetivos que se han impuesto, necesitarán algo más que gasto público. La agencia internacional de renovables Irena estima7 que la inversión que hace falta a nivel mundial para asegurar la transición energética asciende a 130 billones de dólares (unos 110 billones de euros). En términos anuales, la inversión necesaria para completar el proceso hasta 2050 debe casi triplicar el dinero invertido hasta ahora.

Por todo ello, el capital privado es fundamental. Y aquí es donde entran en escena las inversiones en fondos ESG, es decir, aquellos que nos ayudan a financiar la protección del medio ambiente, la mitigación de los urgentes desafíos sociales y la buena gobernanza corporativa. En 2018, el volumen en inversiones sostenibles se situaba en 30.700 millones de euros, cifra que en 2020 superaba ya los 40.000 millones, lo que supone una subida del 32%.

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank en España, recuerda que hay dos criterios que ayudan a identificar una buena inversión ESG. El primero, advierte, sería “la abstención de invertir en una industria o producto que pueda ser nociva para el medio ambiente (alta contaminación), que no cumpla con criterios éticos (por ejemplo, producción de armas) o que en sus negocios realice prácticas inaceptables socialmente (use trabajo infantil, por ejemplo)”. El segundo criterio, sigue Duce, es que los inversores sí obtengan una interesante rentabilidad a cambio de generar un impacto social positivo.

Las inversiones ESG pueden articularse de muchas formas. Una de las más populares es la de los fondos de fondos8, que toman posiciones en distintos fondos que pretenden cumplir también con el segundo criterio que mencionábamos. Generalmente, combinan renta fija y renta variable, lo que les proporciona un buen equilibrio entre rentabilidad y seguridad, y son flexibles (algo importante en un momento de gran incertidumbre y cambios bruscos como el que vivimos). Por último, suelen estar respaldados por una gran gestora internacional (capaz de rastrear, por lo tanto, las oportunidades en mucho mercados) con amplia experiencia en ESG y una reputación que avale sus buenas prácticas durante años.

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información".
Fuentes: Elaboración propia,Europapress, irena.org, oliverwyman.com, Washington post, Whitehouse.gov, theguardian.com, npr.org, Reuters.com.Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aún citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Copyright © 2021 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española. All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614

 

1https://www.washingtonpost.com/video/politics/biden-calls-climate-change-an-existential-threat/2021/01/27/b82690c7-eda6-48b4-babd-6de0094ee9b1_video.html
2https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/01/27/fact-sheet-president-biden-takes-executive-actions-to-tackle-the-climate-crisis-at-home-and-abroad-create-jobs-and-restore-scientific-integrity-across-federal-government/
3 https://www.theguardian.com/us-news/2021/jan/27/joe-biden-climate-change-executive-orders
  4https://www.npr.org/sections/inauguration-day-live-updates/2021/01/20/958823085/biden-order-blocks-keystone-xl-pipeline
  5https://www.reuters.com/article/us-eu-summit-climate-change-factbox-idUSKCN24M19V
  6https://www.oliverwyman.com/our-expertise/insights/2019/jun/automotive-manager-2019/opinion/where-china-is-leading-the-mobility-revolution.html
  7https://www.irena.org/-/media/Files/IRENA/Agency/Publication/2020/Apr/IRENA_GRO_2020_findings_ES.pdf?la=en&hash=C383FC272E58FC08AF6D9F43CBC282C6C62E7930
  8https://www.europapress.es/economia/finanzas-00340/noticia-deutsche-bank-lanza-fondo-fondos-inversion-gestionados-allianz-gi-enfoque-sostenible-20210304142035.html

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube   facebook

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin