17 de enero de 2022 // Inversión & Mercados

La Fed podría anticipar su retirada de estímulos

Cerramos una segunda semana de 2022 que se podría definir como la semana en la que se ha confirmado el afán de la Fed de cambiar su política monetaria más rápido de lo previsto. Tras las múltiples declaraciones de los distintos miembros (incluido el presidente Powell y la nueva vicepresidenta Brainard en sus discursos ante el Senado), los mercados de futuro descuentan con una probabilidad de un 97% que habrá una primera subida de tipos en marzo, y que además la Fed reducirá su balance ya este año. Como resultado, las rentabilidades de los bonos públicos en EEUU suben con fuerza durante la semana tanto en el corto como en el largo plazo. El tipo a 2 años escala más de 10 pb, y el 10 años sube hasta el 1.78%. En las bolsas, cierre negativo en las bolsas europeas en la semana (aunque el Ibex consiguió desmarcarse con un avance semanal del 0.6%), donde pesa Omicron, las caídas en EEUU y también, la creciente tensión entre Ucrania y Rusia, y cierre prácticamente plano de Wall Street (S&P: -0.30%).
En lo económico, hemos tenido bastantes noticias negativas en EEUU. Lo más destacado, la subida del IPC de diciembre hasta el 7% anual, en línea con lo esperado, y en el nivel más alto desde 1982. La subyacente sube también sube ligeramente por encima de lo previsto (5.5% anual), y en el nivel más alto desde 1991. Mirando por componentes, suben como es habitual los autos (persisten los problemas de suministro), pero también las tarifas aéreas y los hoteles, además de los alquileres. De hecho, uno de los principales problemas para la Fed es que en un entorno de crecimiento, casi pleno empleo y salarios al alza parece que sí que hay capacidad de traspasar en EEUU la subida de los costes de producción a los precios finales, de ahí su urgencia por endurecer las condiciones monetarias. Además del IPC, el viernes se publicaban datos de ventas minoristas, producción industrial y confianza del consumidor medida por la Universidad de Michigan por debajo de lo esperado, lo que genera dudas sobre el crecimiento en el último trimestre de 2021.
A cierre de semana comenzaba la publicación en EEUU de los primeros resultados empresariales del cuarto trimestre, con las cifras del sector financiero. En general, estuvieron por encima de lo esperado. Esta semana publican otras 39 compañías del S&P, entre ellas el resto de los bancos (Goldman Sachs, Bank of America, Morgan Stanley, US Bancorp), y grandes compañías como Procter&Gamble, Netflix o United Heallth. Es una semana con no demasiado datos económicos en EEUU, entre los que destacan cifras del sector inmobiliario (inicio de viviendas y permisos de construcción el miércoles, y ventas de viviendas de segunda mano el jueves) y del sector manufacturero (encuesta NY Empire Fed el martes y Philly Fed el jueves A diferencia de la semana pasada, no tendremos comentarios de miembros de la Fed, dado que están en periodo de blackout (silencio), de cara a la reunión de política monetaria del día 26 de enero. Recordemos que hoy estará cerrado EEUU por la festividad de Martin Luther King.

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión del análisis, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información".Deutsche Bank Sociedad Anónima Española. All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614