En 1 segundo, lo
único que cambia
es todo.

Victoria Garriga. Arquitecta

Para la arquitecta Victoria Garriga,
el tiempo es todo lo que ocurre entre
cuatro paredes imaginarias. Cuatro
paredes que no nos limitan, sino que
nos permiten hacer que todo ocurra
y que todo pueda llegar a cambiar de
un instante a otro.

Un segundo. Un parpadeo. Un visto y no visto.
El tiempo justo para que incluso algo tan sólido como
una casa de hormigón armado pueda llegar a
cambiar. Para Victoria Garriga, ésta no es solo una
manera de entender la arquitectura sino también una
forma de ver el mundo. De entender todo lo que nos
rodea, de no ver nada como un simple paisaje
estático e inmutable, tratando de intentar ir siempre
un poco más allá.

Porque según Victoria, solo al mirar, al recorrer, al pisar
y al vivir, todo evoluciona para no volver a ser lo mismo
que el segundo anterior. Una visión desde la
arquitectura que pone a las personas en el centro de
toda historia, dotándonos del poder de hacer que las
cosas sucedan, cambien y mejoren.

Este es el verdadero valor del tiempo. El entender
que, sólo si nos aliamos con él, podremos hacer que
cada instante que viene sea aún mejor que el
siguiente. Y si tenemos esa oportunidad, ¿por qué no
invertir todo nuestro tiempo en ello?

“Ésta no es solo una manera de
entender la arquitectura, sino
también una forma de ver el mundo.”