15 años solo
es un pequeño paso
en este baile infinito

Saioa López. Bailarina

Quizás suene a ciencia ficción, pero
cuando Saioa baila el tiempo es capaz
de volar y llevarla tan lejos como quiera.
Como cuando llegó a Madrid o a Nueva
York, donde estuvo aprendiendo danza
durante 15 largos años

Quince años no son suficientes. Al menos no para
aprender a bailar. Y es que solo hay una manera de
continuar haciéndolo: seguir bailando toda la vida.
Seguir dando vueltas sobre uno mismo mientras
la Tierra también sigue dando sus vueltas alrededor
del Sol. Y es cada giro del planeta, cada pequeña
gran vuelta, la que nos hace sumar un año más.

En estas últimas 15 vueltas al Sol, a Saioa López le ha
dado tiempo de vivir en distintos países. De bailar en
todo tipo de teatros y de conocer a personas que
nunca hubiera imaginado. Le ha dado tanto
tiempo de descubrir tantísimos lugares nuevos, que
siente que aún le queda todo por aprender.

Y son las ganas de seguir aprendiendo del baile
las que han llevado a Saioa de vuelta a su casa en
Irún. Con el único objetivo de transmitir todo lo que estos
15 años le han dado y con las mismas ganas de seguir
invirtiendo todo su tiempo en aquello que le da la vida

“El baile, igual que el tiempo,
hay que disfrutarlo sin
necesidad de entenderlo.”