1 de octubre de 2020

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Las exportaciones pueden salvar miles de negocios y empleos

España puede ser una de las economías más golpeadas del mundo este año y, por eso, las empresas tienen la opción en mirar al exterior, diversificar el riesgo del mercado doméstico y facilitar la remontada. Lo consiguieron en la crisis anterior y pueden volver a hacerlo.

En junio, la OCDE lanzó una seria advertencia: si se produce un rebrote de Covid-19 después del verano, señaló, el PIB español se desplomará más de un 14% en 20201  y solo crecerá un 5% al año siguiente. Nuestro país se convertiría así en el más dañado de los miembros de la organización, que integra a la mayoría de los países desarrollados. Más adelante, en septiembre, el Banco de España admitió2  que ya no preveía una recuperación plena de la economía nacional antes de 2023.

Las cartas han quedado, por lo tanto, boca arriba. Sabemos que nos enfrentamos a una crisis muy dura con secuelas que se extenderán durante años y también que la demanda para los productos y servicios de las empresas en España está sufriendo una contracción que será muy dolorosa. Según el panel3  de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), el consumo de los hogares se va a precipitar casi un 14% en 2020 y el rebote del año que viene no va a llegar ni al 8%. 

En estas circunstancias, parece recomendable observar la experiencia de la crisis anterior y preguntarnos cómo sortearon algunos negocios lo peor de la recesión. Y una de las respuestas es clara: vendiendo en el exterior lo que ya no podían vender en el interior. Entre 2008 y 2013, las empresas exportadoras pasaron4  de poco más de 100.000 a algo más de 150.000 y el valor de las exportaciones se catapultó de 190.000 millones a 235.000 millones de euros. Y todo lo que aprendieron con eso les sirvió para que, en 2019, fueran más de 200.000 las empresas que vendían fuera en España y para que la exportación de bienes y servicios representase el 35% del PIB5  frente al 22% de 2008.

Naturalmente, apostar por las exportaciones comporta riesgos. Es verdad que el PIB mundial se ha enfriado drásticamente, que existen dudas sobre el desenlace final del acuerdo del Brexit y que hay que tener cuidado con los cambios de valor de las divisas en un contexto tan volátil. Lo primero dificulta las ventas en otros países (si crecen menos, consumen menos y también será más difícil vender), lo segundo complica las previsiones en el quinto destino más importante de nuestras exportaciones y lo tercero puede amenazar los márgenes de muchas operaciones (si la divisa de referencia en los contratos se deprecia frente al euro, entonces las empresas españolas podrían acabar ganando menos).

De todos modos, debemos recordar que, si se cumplen las previsiones de la OCDE para el segundo rebrote, el PIB español caería casi un 50% más que el mundial este año (un 14,4% frente a un 7,7%6 ) y que, por eso mismo, tardaría algo más en recuperarse. Eso significa que habría más oportunidades fuera de España que dentro.  En segundo lugar, la incertidumbre sobre el futuro del Brexit es real, pero también lo son las nuevas oportunidades que han abierto, en los últimos años, los acuerdos de libre comercio con Canadá, Corea del Sur Singapur y Vietnam, y las que podrían abrir otros parecidos que ya está negociando la Unión Europea con Filipinas e Indonesia. 

Por último, si lo que nos preocupa es la volatilidad de las divisas, existen bancos globales y con amplia experiencia que ofrecen productos para cubrir el riesgo de sus tipos de cambio. Deutsche Bank, que trabaja con más de 6.000 pymes con negocio en el exterior, no solo es  una de ellas sino que lleva cuatro años recibiendo el Premio al Mejor Banco en Trade Finance en España7 , una distinción que otorga la revista Euromoney y que destaca la labor de las entidades que asesoran o financian a aquellas empresas españolas con proyección internacional.

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto ni en coaccionar en la toma de decisión. Se trata de un artículo de opinión.  Fuentes:
https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=134_134158-kw55belchs&title=Espana-SP
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/16/economia/1600244994_017120.html
https://www.funcas.es/wp-content/uploads/2020/09/PP2009.pdf
https://www.abc.es/economia/abci-exportaciones-escape-anterior-crisis-atasca-para-economia-espanola-202009060154_noticia.html
https://www.icex.es/icex/es/Navegacion-zona-contacto/revista-el-exportador/en-cifras/index.html
http://www.oecd.org/perspectivas-economicas/junio-2020/#Country-notes
https://www.deutsche-bank.es/pbc/data/es/servicios-internacionales-em.html
© Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. Deutsche Bank Sociedad Anónima Española.  All rights reserved. Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid,T.28100, L. 0,F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF . A-08000614

 

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin    Youtube    facebook

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin