3 de febrero de 2017

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Gasto contra ahorro. ¿Quién gana en casa?

Se abrió la veda: a gastar. Navidades, regalos… y luego las rebajas de enero.  Una carrera consumista que nos llevará hasta febrero, momento en el que nuestras cuentas y tarjetas echarán todo el humo que puedan. Pero en realidad, la cosa va más allá: nuestra sociedad nos empuja al consumo constante. Y así, ya no es cuestión de gastar o no gastar, sino de gastar o ahorrar. En el punto medio acostumbra a estar la solución. Si además comenzamos a aplicar medidas de control a nuestro gasto, comenzaremos a tomar las riendas de la situación.

Comienza revisando tus gastos durante un periodo determinado. Lo ideal sería recopilar los gastos de todo un año. La mayoría de los asesores financieros revisan los gastos de todo un año antes de darte recomendaciones. Puedes empezar revisando tus gastos durante el último mes y trimestre. Separa los gastos realizados con tarjetas de débito, crédito, las extracciones en cajeros (periodicidad e importe) y los cargos que recibes en tu cuenta (fijos o no). Revisa qué pagas en efectivo y qué con tarjeta, incluso los pequeños gastos.

Tal vez te sorprenda la cantidad de dinero que llegas a gastar en solo una semana o un día. Quizás tus gastos “inesperados” representen un gran porcentaje de tu gasto total y es la parte que más puedes reajustar. En cuanto a tus gastos fijos, revísalos al menos una vez al año para detectar gastos prescindibles o mejorables (un club no utilizado, un seguro modificable, etc.).

Una vez hecho esto, puedes diferenciar entre los gastos que realmente necesitas y los que no y valorar si los pesos son los ideales para ti (por ejemplo, hacer una escapada de fin de semana y la comida para la semana).

Ahora ya estás preparado para preparar el próximo mes. Suma tus gastos básicos mensuales y otros gastos esperados para establecer cuánto deseas gastar y qué parte podrás destinar al ahorro. Tu capacidad de ahorro puede variar algunos meses. Si tienes una foto anual de tus finanzas, estarás preparado para los picos de gasto o ahorro. Incluso podrás establecer aportaciones periódicas a fondos u otros productos de ahorro, o una aportación especial en el último trimestre del año a tu plan de pensiones.

Por último reflexiona sobre cómo quieres que sea tu ahorro y cuáles son tus metas: una cosa es ahorrar para poder hacer un gran viaje, y otra es ahorrar a largo plazo, pensando en el futuro o posibles contratiempos. Lo mejor es separar ambos ahorros para que no haya vasos comunicantes entre ellos.

Nota: Hay múltiples aplicaciones en el mercado que pueden ayudarte a realizar este análisis, pero una hoja de cálculo hecha a tu medida puede ser suficiente.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin