1 de diciembre de 2016

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

¿Cómo puedo asegurarme de por vida un complemento a mi pensión de jubilación?

Una vez llega la jubilación se abre ante nosotros una etapa llena de posibilidades en la que disfrutar del tiempo libre, las aficiones largamente pospuestas, la familia, los amigos, viajar… ¡Queremos aprovechar al máximo esta nueva situación vital!

Si hemos sido previsores y disponemos de un patrimonio acumulado, podremos complementar los ingresos procedentes de la pensión de jubilación. Sin embargo muchas personas se preguntan: ¿y si gasto demasiado y los ahorros no me duran lo suficiente? ¿Cómo consigo que mis ahorros me duren durante toda la vida?

La solución es un producto todavía poco conocido en España: las rentas vitalicias.

Una renta vitalicia es un contrato con una entidad aseguradora mediante el cual un titular aporta un determinado capital inicial y la aseguradora se compromete a pagar al titular una renta periódica hasta su fallecimiento. Así, el ahorro acumulado se convierte en una renta mensual, trimestral o semestral, para toda la vida. Podemos olvidar la preocupación de si los ahorros durarán más o menos, ¡hemos traspasado ese riesgo a la entidad aseguradora! Imaginemos que nuestra esperanza de vida es de 85 años, aunque vivamos hasta los 98, por ejemplo, la aseguradora realizará los pagos periódicos contratados.

¿Cómo funcionan las rentas vitalicias?
  1. 1. La entidad aseguradora realiza un cálculo de la renta que el titular puede obtener con su capital acumulado, teniendo en cuenta su esperanza de vida y la periodicidad de pago deseada.
  2. 2. El titular realiza la entrega inicial del capital a la entidad aseguradora.
  3. 3. La aseguradora le ingresa al titular su renta periódica, lo que le asegura un complemento a la pensión de jubilación de por vida, con total tranquilidad. Y, muy importante, con un tratamiento fiscal muy ventajoso.

Muchas personas se preguntan “asegurar unos ingresos mientras viva está muy bien, pero… ¿qué ocurre si fallezco al cabo de poco tiempo de contratar el producto?¿Pierdo mi patrimonio?”

Existen diferentes modalidades de seguros de rentas vitalicias, precisamente para dar respuesta a esta inquietud y adaptarse a los deseos de la persona que está contratando el producto. Veamos tres ejemplos:

  • Julián destina todo el capital a constituir su renta vitalicia, y considera que no es necesario que quede ningún remanente de este capital a disposición de sus herederos cuando él falte. Esto le permite obtener los mayores ingresos periódicos posibles en su renta vitalicia.
  • María quiere un término medio: sus herederos recibirán la mitad del capital cuando ella falte, por lo que sus ingresos periódicos serán algo más bajos que los de Julián.
  • En cambio, Juan prefiere que sus herederos puedan recibir el 100% del capital que ha aportado a la renta vitalicia. Por ello, está dispuesto a que sus ingresos periódicos sean menores que en los dos casos anteriores.

¡Pero aún existe otra posibilidad! Podemos establecer que el capital que perciban los herederos vaya descendiendo a medida que pasen los años. Se trata de una opción muy interesante: Ofrece una renta mayor y al mismo tiempo, los herederos reciben el capital que no se haya disfrutado.

Además, es importante tener en cuenta que el tratamiento fiscal de las rentas vitalicias es muy ventajoso: ¡más del 75% de la renta está exenta de tributación! en función de la edad de quien contrata.

Por último, si tienes más de 65 años y vendes un inmueble o rescatas fondos de inversión o acciones para destinarlos a constituir una renta vitalicia, las ganancias patrimoniales obtenidas por esa venta no tributarán, hasta un máximo de 240.000 €.

Así pues, una vez hemos hecho lo más importante, que es planificar y acumular un ahorro para la jubilación, podemos despreocuparnos sobre el tiempo en que este ahorro nos va a durar. Como siempre, es importante valorar qué nos ofrecen las distintas entidades y encontrar un gestor personal de confianza que nos ayude y asesore, así como una entidad aseguradora sólida y solvente que nos ofrezca total tranquilidad de por vida.

 

 


Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2
Deutsche Bank, S.A. Española, Operador de Banca-Seguros Vinculado inscrito con núm. OV-0045 en el Reg. de mediadores de la DGS y FP- NIF A-08000614, domicilio Paseo de la Castellana,18, 28046 Madrid. R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2. Concertados Seg. de Responsabilidad Civil y con capacidad financiera según Ley 26/2006 de 17 de julio. Zurich Vida, Cía Seg y Reaseg,S.A.–Sdad.Unipersonal-NIF A-08168213 R.M. Madrid, T.16325, L.0, F.189, S.8, H.M-126243, I.131

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Jubilación

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin