14 de julio de 2016

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continúa navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra política de cookies.

Cómo preparar la cartera de valores para el verano

Normalmente, en verano, los volúmenes de negociación se reducen considerablemente en los mercados de todos los activos. En las bolsas, esta caída de volúmenes conlleva un aumento de la volatilidad que puede propiciar movimientos bruscos con cualquier noticia, dato o declaración, ya sea positiva o negativa para el mercado.

Dado el entorno de elevada volatilidad en el que ahora mismo se mueven las bolsas, con muchas gestoras fuera de ellas y con salidas de fondos en el primer trimestre cercanas a los 100.000 mn.$, deberíamos orientar nuestra cartera hacia activos a los que la volatilidad les afecte menos y entre ellos nuestros favoritos son

  • Bonos periféricos europeos. Con ellos se pueden conseguir rentabilidades muy superiores a los bonos core y están bajo el paraguas del Banco Central Europeo y dentro de su programa de compra de activos
  • Bonos de alta calidad crediticia en EEUU y Europa. El entorno de tipos bajos en el que vivimos, se mantendrá durante un largo periodo de tiempo y ha sido aprovechado por muchas empresas a ambos lados del Atlántico para salir al mercado buscando financiación. En la mayoría de los casos, estas empresas ofrecen una rentabilidad mayor que los bonos soberanos y cuentan con garantías muy altas a juicio de las agencias de calificación crediticia. Sobreponderamos EEUU sobre Europa para elevar nuestra exposición al dólar que pensamos tiene posibilidades de apreciarse en los próximos meses.
  • Oportunidades selectivas en bonos High Yield Europeos. Elegiríamos compañías cuya calificación no sea Grado de Inversión pero que estén cerca del mismo. Podemos fijarnos en empresas con elevados nieles de endeudamiento pero con activos de gran calidad y con planes de desinversión precisamente para rebajar esa deuda.
  • Estrategias multiactivos que nos permitan flexibilidad de gestión para aprovechar distintas oportunidades en los mercados.

Renta Variable. La parte de nuestra cartera que destinemos a invertir en acciones la deberíamos enfocar a empresas de alta capitalización (blue chips). Entre ellas debemos elegir algunas que tengan alta rentabilidad por dividendo, probada históricamente y sostenible en el futuro. También podremos elegir entre aquellas que tengan una alta visibilidad y recurrencia en sus resultados. Por último, no debemos descartar, empresas que hayan demostrado su capacidad de innovación y se hayan convertido en líderes del mercado en segmentos de alta rentabilidad.

Disclaimer: La información contenida en este documento no debe considerarse como asesoramiento de inversión y sólo describe las características de productos. Las decisiones de inversión se deben basar en el folleto completo o simplificado de venta. El folleto de venta contiene información detallada de los posibles riesgos. Antes de realizar una inversión consulte con su gestor.
Deutsche Bank, S.A. Española – NIF A-08000614, R.M. Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, H.M506294, I.2

Subscríbete ahora a nuestra newsletter semanal.

Secciones financieras

Ahorro-inversión

Todas las noticias

¡Suscríbete! Contenidos exclusivos para suscriptores

¿Sobre qué tema te gustaría saber más?

Nuestras redes sociales

twitter    linkedin

Comparte Espacio de Finanzas en tus redes

twitter    facebook    linkedin