Guía de Cédulas Hipotecarias

Ahora es el momento de invertir en Cédulas Hipotecarias

Le presentamos la oportunidad de obtener una atractiva rentabilidad al mismo tiempo que una mayor tranquilidad para sus inversiones.

  • Extra de garantía para su inversión
  • Calificación crediticia por entre 5 o 7 escalones por encima del nivel del propio inversor.
  • Respaldadas en caso de insolvencia del emisor.

Solicite ahora más información sobre Cédulas Hipotecarias

Cédulas Hipotecarias

¿Qué son las cédulas hipotecarias?

Es deuda que emite una entidad financiera y que cuenta con un extra de garantía y una protección legal adicional, ya que además de tener la solvencia de la entidad emisora (como cualquier deuda), está respaldada por la cartera hipotecaria de la entidad. Hay que tener también en cuenta que detrás de las hipotecas se encuentra la capacidad de pago de los titulares de dichas hipotecas y los inmuebles reales.

¿Por qué activos están respaldadas las cédulas?

En primer lugar por la cartera hipotecaria de la entidad emisora. Y en segundo lugar, por el resto de activos de la entidad a igualdad de condiciones que los depósitos o la deuda. Precisamente por esto, las agencias de rating sitúan la calificación crediticia de las cédulas entre 5 y 7 escalones por encima del nivel del propio emisor.

¿Qué ocurre en caso de insolvencia del emisor?

Las cédulas, como hemos comentado, están en primer lugar respaldadas por la cartera hipotecaria de la entidad. Por ello, aunque se produzca una situación de insolvencia del emisor, tienen que seguir acumulando y pagando tanto intereses como principal, en base a las condiciones establecidas.

En caso de que la autoridad competente prevea una insolvencia por parte del emisor, está contemplada la puesta en marcha de un plan de viabilidad, nombrando un administrador. El administrador seguiría los siguientes pasos:

  • Haría líquidos los activos de sustitución (pueden representar hasta un máximo del 5% de la cartera hipotecaria) para sufragar impagos por desfases temporales.
  • Se solicitaría un préstamo a otras entidades de primer orden, pasando a ser acreedores de primer orden de la cartera hipotecaria al mismo nivel que los tenedores de cédulas.
  • Sólo en caso que esto fuera insuficiente, se liquidaría parte o la totalidad de la cartera hipotecaria. Los tenedores de cédulas serían los primeros en cobrar, por delante del resto de acreedores.
  • Si con ello no fuera suficiente, los tenedores de cédulas se situarían al mismo nivel de prelación que los tenedores de deuda y depósitos, con respecto al resto de activos no hipotecarios.

Ahora es el momento

¿Cómo puede el inversor particular acceder a las cédulas hipotecarias?

Este tipo de activos se puede adquirir tanto directamente en el mercado de renta fija como a través de productos de inversión. Deutsche Bank le facilita el acceso a ese tipo de activo a través de vehículos de inversión como notas, seguros, fondos de inversión, beneficiándose así de mínimos de subscripción inferiores a los de una inversión directa en el mercado de renta fija.