Descripción de los Perfiles de Inversión

Cada inversor tiene una tolerancia al riesgo distinta. Conociendo su perfil de inversión sabrá cómo diversificar su cartera de una manera óptima.

Descripción del perfil Muy Conservador

  • El inversor Muy Conservador tiene como principales objetivos la protección y la estabilidad patrimonial, por lo que admite una exposición mínima al riesgo.
  • El capital lo invierte principalmente en el mercado monetario, Letras del Tesoro, depósitos, bonos a corto plazo y otros activos sin exposición a bolsa ni riesgos similares. En general busca inversiones con probabilidad muy baja de obtener rentabilidad negativa.
  • La rentabilidad anual bruta a largo plazo esperada por un inversor con este perfil es muy parecida a la de las Letras del Tesoro.

Descripción del perfil Conservador

  • El inversor Conservador tiene como principal objetivo la estabilidad patrimonial pero también busca protección frente a la inflación, por lo que admite una exposición baja al riesgo.
  • El capital está invertido principalmente en activos de renta fija y suele destinar en torno a un 15% del dinero a bolsa y otros activos de riesgo similar. Para intentar superar a la inflación, admite la posibilidad de que la rentabilidad de la cartera pueda ser negativa temporalmente, aunque con una frecuencia, duración y dimensión relativamente bajas. Muy ocasionalmente la rentabilidad negativa puede ser superior a lo normal en dimensión y duración, aunque en general se recupera posteriormente.
  • La rentabilidad anual bruta a largo plazo esperada por un inversor con este perfil se sitúa ligeramente por encima de la de los Bonos del Estado a 10 años.

Descripción del perfil Moderado

  • El inversor Moderado tiene como principal objetivo el equilibrio entre la estabilidad y el crecimiento patrimonial, por lo que admite una exposición intermedia al riesgo.
  • El capital está invertido principalmente en activos de renta fija y suele destinar en torno a un 35% del dinero a bolsa y otros activos de riesgo similar. Para optar al crecimiento patrimonial, admite la posibilidad de que la rentabilidad de la cartera pueda ser negativa temporalmente con una frecuencia, duración y dimensión media. Ocasionalmente la rentabilidad negativa puede ser superior a lo normal en dimensión y duración, aunque en general se recupera posteriormente. El inversor Moderado da menos importancia a las oscilaciones de la rentabilidad en el corto plazo y sitúa su horizonte de inversión en el largo plazo.
  • La rentabilidad anual bruta a largo plazo esperada por un inversor con este perfil se sitúa moderadamente por encima de la de los Bonos del Estado a 10 años.

Descripción del perfil Dinámico

  • El inversor Dinámico tiene como principal objetivo el crecimiento patrimonial, por lo que admite una exposición significativa al riesgo.
  • Alrededor de un 60% del capital suele estar invertido en bolsa y otros activos de riesgo similar. Para optar al crecimiento patrimonial, admite la posibilidad de obtener rentabilidad negativa, que puede ser frecuente a corto plazo y que en determinados periodos puede ser coyunturalmente significativa y duradera. El inversor Dinámico da menos importancia a las oscilaciones de la rentabilidad en el corto plazo y sitúa su horizonte de inversión en el largo plazo.
  • La rentabilidad anual bruta esperada a largo plazo esperada por un inversor con este perfil se sitúa claramente por encima de la de los Bonos del Estado a 10 años.

Descripción del perfil Arriesgado

  • El inversor Arriesgado busca maximizar la rentabilidad para obtener un importante crecimiento patrimonial, por lo que admite una decidida exposición al riesgo.
  • Alrededor de un 90% del capital suele estar invertido en bolsa y otros activos de riesgo similar. Para optar a obtener un importante crecimiento patrimonial, admite la posibilidad de obtener rentabilidad negativa, que puede ser muy frecuente en el corto plazo y que en determinados periodos puede ser significativa y duradera. El inversor Arriesgado está acostumbrado a las oscilaciones de la bolsa y sitúa su horizonte de inversión en el largo plazo.
  • La rentabilidad anual bruta a largo plazo esperada por un inversor con este perfil se sitúa significativamente por encima de la de los Bonos del Estado a 10 años.